• Regístrate
Estás leyendo: Cuidan al Papa 4 mil policías por conflictos
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 22:41 Hoy

Cuidan al Papa 4 mil policías por conflictos

Cuestionan presencia de obispo acusado de encubrir a pederasta en misas celebradas por el pontífice, quien un día antes pidió perdón por estos casos.

Publicidad
Publicidad

La estancia del papa Francisco en la región chilena de la Araucanía, la más pobre de Chile y escenario del llamado conflicto mapuche, se desarrolló en medio de un fuerte dispositivo de seguridad desplegado por más de 4 mil policías para prevenir incidentes provocados por tensiones que se arrastran desde hace décadas.

Pese a que Temuco, capital de la región, se engalanó para recibir al pontífice, los atentados vividos en el sur del país en los últimos meses, y que mantienen en vilo a las autoridades, volvieron a reproducirse la madrugada del miércoles, pero no se dieron detalles. Por lo menos nueve capillas católicas han sido blanco de ataques incendiarios desde la semana pasada en Chile.

Detectores de bombas, perros policiales, robots antibombas y agentes de seguridad resguardaron al papa hasta las calles, por lo que desde las primeras horas vigilaron el aeropuerto de Temuco para trasladarlo a la base aérea de Maquehue, un terreno de 200 hectáreas que las comunidades indígenas reclaman y que en la actualidad pertenece a la Fuerza Aérea. También fue escenario de torturas durante la dictadura (1973-1990).

Esta disputa se repite por toda la región con tierras que les fueron arrebatadas a los mapuches hace más de un siglo por el Estado. El problema ha derivado en episodios de violencia en los que han muerto muchas personas.

Varios ataques incendiarios, uno de los cuales dejó un policía herido de bala, estuvieron latentes ante la llegada del pontífice adonde en los últimos días se ha fortalecido el conflicto con la quema de templos católicos.

Ayer, la homilía de la llamada Misa por el Progreso de los Pueblos, se tiñó de banderas mapuches y pancartas que pedían el fin de la discriminación a los pueblos originarios. En su oración, Francisco se hizo eco de esta situación y pidió el respeto y reconocimiento a los pueblos originarios y condenó la violencia.

PARTICIPACIÓN POLÉMICA

La presencia en las misas que ha oficiado el papa del cuestionado obispo de Osorno, Juan Barros, generó una polémica, más aún luego de que el pontífice pidiera perdón por los abusos cometidos por sacerdotes en Chile.

El religioso ha estado en dos eucaristías masivas por la visita apostólica que realiza el pontífice, desde el lunes y que finalizará hoy.

Barros es señalado como “cómplice” del sacerdote Fernando Karadima, quien fue suspendido de por vida por la Iglesia en 2011 tras ser declarado culpable de abusos sexuales contra menores.

Muchos católicos, entre ellos sacerdotes, cuestionaron en las últimas horas la presencia del cuestionado obispo en las actividades del pontífice, quien pidió perdón por los abusos cometidos por ministros de la fe.

Al ser cuestionado por la prensa sobre su presencia en la celebración de la Misa por el Progreso de los Pueblos, Barros reclamó su derecho a participar en las actividades de la visita del pontífice y pidió que lo dejaran tranquilo.

“He dicho muchas veces que no he sido testigo de eso”, declaró en alusión a los casos de pederastia, “les pido, por favor, que me dejen tranquilo”.

FELIGRESES Y DETENIDOS

Francisco dio un discurso para conectarse con los jóvenes durante el cual empleó un vocabulario para proporcionarles una “contraseña” para estar siempre conectados a Jesús. Por otro lado, algunas manifestaciones hechas por universitarios dejó como saldo a ocho detenidos.

Francisco relató que un joven le confesó que se ponía de mal humor cuando se le acaba la batería del celular o no tenía internet porque se quedaba fuera del mundo.

Este ejemplo fue el inspirador del discurso del papa, quien aseguró que “en la fe nos puede pasar lo mismo y cuando comienza a bajar nuestro ancho de banda y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería, y entonces nos gana el mal humor, nos volvemos descreídos, tristes y todo lo empezamos a ver mal”.

El pontífice dijo que su contraseña particular es cuestionar “¿qué haría Cristo en mi lugar?”.

Por otro lado, ocho estudiantes fueron detenidos durante una protesta pacífica frente a la sede de la Universidad Católica de Chile, mientras el papa participaba en un encuentro con personalidades del mundo académico y cultural.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.