Los cubanos y el riesgo de una gran inflación

Según críticos de Miami, el proceso de “unificación” monetaria va a crear una dislocación perjudicial en el país.
En la isla circulan dos monedas: el peso cubano y el convertible.
En la isla circulan dos monedas: el peso cubano y el convertible. (Alejandro Ernesto/EFE)

Cuba

La eliminación de la dualidad monetaria anunciada por el gobierno cubano es una medida “necesaria” y “positiva”, pero que generará una “inflación enorme” y la “dislocación” económica, consideraron ayer en Miami varios expertos.

Se trata de un proceso de “unificación” de la moneda que va a generar una “inflación enorme y a crear una dislocación” con perjuicio sobre todo para el pueblo cubano, asegura Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS), de la Universidad de Miami (UM).

En ese sentido, el académico expresó sus reservas sobre la capacidad del Estado cubano para controlar los precios y evitar que se dispare la inflación, lo que perjudicará, sobre todo inicialmente, al pueblo cubano.

Calificó la medida de “difícil y peligrosa” para el gobierno y “negativa para la población”, al tiempo que expresó su convencimiento de que esta medida no traerá un “cambio verdadero” en la isla.

Actualmente en Cuba circulan dos monedas: el peso cubano (CUP), con el que la mayor parte de la población cobra sus salarios y paga productos y servicios básicos; y el peso convertible (CUC), moneda fuerte equiparable al dólar.

Sin precisar fechas concretas de ese cronograma, la nota oficial cubana indica que “se dará inicio al proceso por la unificación monetaria para las personas jurídicas y para las personas naturales”.

Para Suchlicki “había que acabar” con la doble moneda y entrar en un proceso de unificación monetaria. Pero “estas son decisiones políticas, y no económicas”, consideró.

Para Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubana de la Universidad Internacional de Florida (FIU), “era una situación insostenible” el funcionamiento “indefinido” de la dualidad monetaria, generadora además de “desequilibrios muy grandes”.

Este proceso de unificación monetaria es probable que “iguale el terreno socioeconómico para todo el mundo” y termine con esa suerte de ‘apartheid’ de “desigualdad” debido a la dualidad monetaria en la isla, dijo.

“Es una medida necesaria, aunque cause inicialmente una serie de inseguridades y deficiencias, para enderezar un poco la situación financiera del país”, concluyó.

También se pronunció sobre este asunto Andy Gómez, ex profesor de la UM, quien aseguró que el anuncio del proceso es un “paso importante” y “positivo” y parte de las reformas económicas que impulsa el gobierno cubano para sacar a la economía cubana de su estado de postración.

El problema, destacó el ahora asesor de la firma de abogados Poblete Tamargo, es que el Estado cubano carece de “estructura” para implementar esta reforma. Porque, subrayó, “sin inversiones extrajeras” la economía cubana no va a entrar en una senda de crecimiento; será un simple “tirita para una herida de una dimensión muy profunda”.