• Regístrate
Estás leyendo: Cuba se alista para visita de Barack Obama
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 13:43 Hoy

Cuba se alista para visita de Barack Obama

La vía que conecta al aeropuerto internacional José Martí con La Habana es remozada, mientras en el aeropuerto se implementa un fuerte operativo de seguridad.

Publicidad
Publicidad

Manuel Juan Somoza

A poco más de dos semanas de que Barack Obama inicie la primera visita a Cuba de un presidente estadunidense en 88 años, La Habana está inmersa en una actividad febril, contra reloj, para recibir al mandatario con su mejor cara, no obstante el interés de éste de reunirse con disidentes para darles al menos un viso de legalidad en la isla.

La vía que conecta al aeropuerto internacional José Martí con el corazón de la capital es remozada, mientras la terminal pone a punto un minucioso esquema de seguridad a fin de recibir con total garantía al Air Force One el 21 de marzo.

"Esta ciudad se está llena de miembros de los servicios especiales" de Estados Unidos, comentó a MILENIO un cubano que presta servicios a la embajada de ese país en La Habana.

"Son gentes muy jóvenes que te miran como si pudieran saber lo que tú piensas, siempre están serios", puntualizó.

La llegada de esos agentes transcurre en silencio, mientras hoteles emblemáticos como el Nacional o el Meliá Cohíba se desprenden de clientes habituales para dar cabida a los visitantes especiales, algo inaudito en una isla que por medio siglo se preparó para enfrentarlos.

Al mismo tiempo, cientos de operarios trabajan a toda máquina en la restauración del Estadio Latinoamericano, el mayor del país con capacidad para 55 mil espectadores, donde Obama asistirá al día siguiente de su arribo a un encuentro amistoso de béisbol entre el equipo Tampa Bay Rays y una selección nacional.

Pero los trabajos de las brigadas estatales no solo benefician al estadio, también a las viviendas que lo rodean en una zona humilde y de alta densidad poblacional. "Aquí le decimos san Obama", comentó a este diario Norma Peláez, al tiempo que veía mejorar la imagen de su apartamento, antes con grietas y fachada descorchada.

La Avenida 20 de Mayor, principal acceso al estadio, revive, en tanto Ana Teresa Pérez, quien reside a unos 700 metros del lugar, reza porque "no se acabe la pintura y el tiempo alcance" para que la brigada también le pinte su casa como prometió, a precio módico.

Se supone que Obama y su familia se alojen en la residencia oficial de EU, una señorial instalación de dos plantas, rodeada de verdor y al mismo tiempo impresionantemente clara, situada en el oeste de la ciudad, y que ahí se reúna con representantes de la oposición interna –"los mercenarios", como le dicen muchos cubanos- , algunos de los cuales ya fueron contactados por diplomáticos de ese país.

Los estadunidenses quieren que Obama pueda dirigirse a la nación varias veces por televisión y hasta el momento no hay indicios de que el gobierno de la isla despliegue por la ciudad banderas estadunidenses y fotos del mandatario - algo muy poco probable-, mientras los medios oficiales tampoco tienen la visita entre sus prioridades, pero aun así la expectativa crece.

El presidente Raúl Castro recibirá a Obama en el Palacio de la Revolución para "seguir avanzando" en el deshielo, según voceros de ambas partes. Sin embargo, es difícil vaticinar el resultado de ese encuentro -tercero entre ellos-, porque pese al empeño por normalizar las relaciones todavía pesan, y pesan mucho, los últimos 50 años de confrontación directa entre los dos países.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.