Cuba mantendrá freno al sector privado "poco tiempo"

El gobierno aclaró que no mantendrá por largo tiempo la paralización de licencias para abrir restaurantes y alquilar habitaciones a turistas, una medida acogida con preocupación en la isla.

La Habana

El gobierno cubano anunció que será cuestión de meses y no de años la entrega de nuevas licencias para el desarrollo de mini negocios particulares –detenidos desde la semana pasada- y confirmó la extinción de una de las cooperativas de servicios contables que operan en la isla, “por reiteradas violaciones” de las funciones que le estaban permitidas.

En medio de una generalizada incertidumbre por el futuro de esos dos incipientes sectores, el gobierno reiteró que el reordenamiento legal de ambos –proceso que transcurre desde hace días-  no implica  frenar su desarrollo, uno de los objetivos de los cambios económicos que se registran aquí, a fin de sacar al país de la compleja situación económica que padece.

A los mil 600 cubanos que se encontraban en trámites para iniciar negocios privados “se le continúa el proceso para otorgársele la autorización”, en tanto la temporalidad de la suspensión para nuevas licencias “estará determinada por el tiempo que dure la aprobación de las nuevas normas jurídicas y no será un tiempo muy largo”, dijo la viceministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó.

Oficialmente son más de medio millón los cubanos que trabajan en los sectores privado y cooperativo no agrícola, y se estima en 20 mil quienes se han repatriado para invertir en la isla, básicamente en el ámbito inmobiliario, así como en restaurantes y cafeterías ligeras.

El gobierno anunció la semana pasada la suspensión de nuevas licencias para esos y otros negocios hasta tanto no reorganice el trabajo privado y cooperativo.  En 1968 las autoridades pusieron bajo control estatal casi toda la economía nacional.

En paralelo, fue confirmada oficialmente hoy “la revocación de constitución concedida” a la cooperativa de servicios contables Scenius “y  su extinción por las reiteradas violaciones cometidas en el cumplimiento del alcance social aprobado”: Las autoridades no detallaron los presuntos incumplimientos.

Esa cooperativa cuenta con unos 326 socios –la mayoría contadores- y tiene sedes en las provincias de La Habana, Matanzas y Camagüey, según informaciones de prensa. Alfonso Larrea, uno de sus directivos, dijo que apelará la sanción, aunque tampoco detalló las violaciones imputadas.


jamj