Cuba endurece penas contra narcotraficantes

La fiscal general de la isla, Mónica Corral, dijo que las condenas contra los traficantes extrajeros serán desde 30 años de cárcel a pena de muerte.
El narcotráfico en la isla se ha endurecido; mariguana y cocaína son los productos más consumidos.
El narcotráfico en la isla se ha endurecido; mariguana y cocaína son los productos más consumidos. (AFP)

La Habana

Cuba endureció sus leyes con penas de "hasta 30 años de cárcel o muerte" para traficantes internacionales, informó la fiscal Mónica Corral Martín.

Corral Martín recordó que en 2013 el gobierno decretó una guerra "a sangre y fuego" contra el narcotráfico ante el "incremento de hechos" de esa naturaleza y dijo que en la actualidad los procesos penales contra esa práctica "se han estabilizado".

La fiscal señaló que en la isla, "al consumidor no se sanciona" por considerársele "una persona enferma".

TE RECOMENDAMOS: EU quiere colaborar con Cuba en lucha contra el narcotráfico

Especialistas de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos prevén un incremento del tráfico de sustancias prohibidas procedentes de otros países del Caribe y de Sudamérica por los mares adyacentes a Cuba, como resultado de los golpes propinados en México a ese negocio ilegal.

La fiscal cubana informó al diario Juventud Rebelde que "la figura más severa" estipulada en la legislación nacional se relaciona con el tráfico internacional, por lo cual pueden dictarse penas de "15 a 30 años de cárcel o muerte, sanción que se agrava si el involucrado es un funcionario público, autoridades y sus agentes, si se penetra en Cuba usando naves o aeronaves, o si está involucrado un menor de edad".

Corral Marín consideró que el consumo de drogas no es un problema social en el país, aunque admitió que los empaques en las costas cubanas constituyen la vía fundamental del ingreso de esas sustancia prohibidas, básicamente mariguana, trasladada en lanchas rápidas desde Jamaica que, al ser detectadas en su tránsito a EU, los traficantes lanzan al mar y ésta por lo general toca tierra cubana.

Identificó a los aeropuertos como los puntos de mayor recepción de cocaína y drogas sintéticas, y dio detalles del "protocolo" que siguen los agentes aduaneros para detectar ese trasiego, haciendo énfasis en los viajeros provenientes de países donde el tráfico es mundialmente reconocido.

"En la medida que se han sofisticado las formas de detección en los puertos y aeropuertos, se han reducido las posibilidades de entrar mariguana al país, pero la cocaína entra ingerida: se hacen cápsulas, se tragan y vienen en el estómago o las mujeres pueden traerlas en la vagina", recordó.

Agregó que si la droga "viene adosadas al cuerpo es más difícil de detectar, aunque existen protocolos para identificar a las 'mulas', debido a que no pueden ingerir alimento mientras tienen la droga, deben sentarse de determinada manera y cumplir requisitos que son registrados desde que se montan en el avión".

AFC