Cuba califica de “injustificada” la expulsión de diplomáticos

El gobierno negó que el país sea usado para acciones contra diplomáticos y se ofreció para esclarecer de los "incidentes" que afectaron la salud del personal de la Embajada de EU en la isla.

La Habana

El gobierno de Cuba afirmó que “jamás ha permitido ni permitirá” acciones contra diplomáticos estadunidenses acreditados en el país, en su primera respuesta a la confirmación este día  por el Departamento de Estado de que el 23 de mayo expulsó a dos diplomáticos de la isla.

El portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dejó entrever que la expulsión de los cubanos fue en respuesta  a “incidentes que causaron una variedad de síntomas físicos" a funcionarios de su embajada en el país caribeño. Nauret no hizo otras especificaciones.

Por su parte, la cancillería cubana reveló que el 17 de febrero pasado fue informada por el gobierno de EU “de la presunta ocurrencia de incidentes que causaron afectaciones a algunos” diplomáticos de ese país y sus familiares”.

“Cuba tomó con suma seriedad este asunto y actuó con celeridad y profesionalismo para el esclarecimiento de esta situación, iniciando
una investigación exhaustiva, prioritaria y urgente por indicación del más alto nivel del gobierno cubano,”, dijo la cancillería.

 Agregó que para ello solicitó “a la embajada estadunidense la necesidad de compartir información y propuso establecer cooperación entre las autoridades competentes de ambos países”.

Sin dar detalles tampoco sobre el tipo de incidente, la cancillería cubana agregó que también fue creado en la isla “un comité interinstitucional de
expertos para el análisis de los hechos;  se ampliaron y reforzaron las medidas de protección y seguridad a la sede, su personal y las
residencias diplomáticas; y se  habilitaron nuevos canales de comunicación directa entre la embajada y el Departamento de Seguridad Diplomática”.

En este contexto, el gobierno cubano calificó de “injustificada e infundada”  la expulsión de sus dos diplomáticos el 23 de mayo y aseguró que “Cuba cumple con todo rigor y seriedad sus obligaciones emanadas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo referido a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos y los locales de la misión”.

La cancillería enfatizó “categóricamente que Cuba jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, sin excepción”, al tiempo que reiteró su “disposición a cooperar para lograr el esclarecimiento de esta situación”.


jamj