Los cuarenta años de la muerte de Franco apenas suscitan actos en España

Mientras algunos nostálgicos de la dictadura y asociaciones cívicas convocan manifestaciones a favor o en contra del dictador, la mayoría de la población, que no conoció su gobierno, vive la fecha ...
Retratos de víctimas del franquismo, en una manifestación de la asociación Omnium Cultural en Barcelona que pidió hoy justicia para ellos
Retratos de víctimas del franquismo, en una manifestación de la asociación Omnium Cultural en Barcelona que pidió hoy justicia para ellos (AFP)

Madrid

España vive este viernes sin gran relieve el 40 aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco, una efeméride marcada únicamente por algunos actos religiosos y políticos.

Tras la guerra civil (1936-1939), provocada por un alzamiento militar liderado por Franco, éste protagonizó un régimen autoritario del que España sólo empezó a salir tras su muerte, cuando se inició la transición a la democracia.

Con excepción de algunos libros escritos por historiadores, que aprovechan el momento para publicar o actualizar obras sobre Franco, España vive con normalidad el aniversario, con una mayoría de la población joven que ni siquiera conoció al dictador.

Partidos y asociaciones nostálgicas del franquismo han convocado misas y marchas para recordar al dictador y a José Antonio Primo de Rivera, muerto también un 20 de noviembre, pero 1936, y quien era líder de la Falange, una formación autoritaria vinculada a los fascistas italianos.

Los que rechazan la figura de Franco también han convocado concentraciones, en su caso para exigir que los restos del que fuera general del Ejército sean desalojados de la basílica del Valle de los Caídos (al norte de Madrid) y que este lugar se convierta en un monumento contra el fascismo.

La muerte de Franco (1892-1975) dio paso a la restauración monárquica en la persona de Juan Carlos de Borbón, quien reinó hasta junio de 2014, cuando abdicó en favor de su hijo, Felipe VI.

Calles de Madrid

Mientras, varios llamamientos fueron lanzados para que Madrid acelera el cambio de nombre de las calles que siguen vinculadas a la dictadura franquista. El ayuntamiento de Madrid, dirigido desde junio por la ex jueza Manuela Carmena surgida del movimiento de los 'indignados', afirmó hace meses su voluntad de cambiar esos nombres.

El grupo socialista en el consejo municipal reclamó este viernes que la municipalidad pase de "las declaraciones de intenciones a los hechos" para "limpiar el callejero de la ciudad de nombres vinculados al franquismo".

Citando un informe del historiador Antonio Ortiz, los socialistas aseguran que "la capital todavía mantiene más de 170 calles, plazas y pasajes con nombres de personajes destacados del franquismo y la Falange", partido de inspiración fascista fundado en 1933.

"Es imprescindible para la normalidad democrática que la ciudad deje de rendir homenaje a este tipo de personas", subrayó la portavoz socialista Purificación Causapié.

En un comunicado, citó vías con nombres de generales franquistas o denominaciones como "Plaza de Arriba España" y "Calle de los Caídos de la División Azul", en honor de la división formada por decenas de miles de voluntarios españoles que a partir de 1941 lucharon en el frente ruso junto a la Alemania de Hitler.

El abogado español Eduardo Ranz recordó este viernes a la AFP que hace varios meses presentó "un derecho de petición a 60 ayuntamientos en toda España, incluido Madrid". Ranz reprocha a estos municipios no aplicar la ley de Memoria Histórica adoptada en 2007 bajo el anterior gobierno socialista.

Ésta dispone que "las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

El abogado señala el "Arco de la Victoria" y la "Avenida de la Victoria" como dos de los "peores símbolos" que se conservan en Madrid. Hay también una "Plaza del Caudillo" en homenaje al dictador Francisco Franco, muerto el 20 de noviembre de 1975.