Fracasa diálogo para resolver crisis de migrantes cubanos

Casi tres mil cubanos, que intentan llegar a EU, quedaron varados en Costa Rica, luego de que Nicaragua les negara el paso por su territorio y militarizara la frontera.
Algunos miembros de un grupo de 150 cubanos en un refugio reciben su ración de café en La Cruz, Costa Rica, junto a la frontera con Nicaragua
Algunos miembros de un grupo de 150 cubanos en un refugio reciben su ración de café en La Cruz, Costa Rica, junto a la frontera con Nicaragua (AFP)

El Salvador, Salvador

Los cancilleres de los países centroamericanos y de Ecuador, Colombia, Cuba y México fracasaron en lograr una salida a la crisis humanitaria que viven los migrantes cubanos varados en Cosa Rica en su intento de llegar a Estados Unidos, ante la negativa de Nicaragua de permitirles el paso por su territorio.

"Expreso mi lamento por la falta de resultados de esta larga jornada", declaró visiblemente molesto el canciller costarricense Manuel González, en una improvisada rueda de prensa que ofreció en solitario en el aeropuerto internacional Oscar Arnulfo Romero, en las afueras de San Salvador.

"Lamentablemente, a pesar que estábamos reunidos doce países que tenemos un impacto directo en esta situación que atraviesan los migrantes en nuestra región, un país, Nicaragua, sistemáticamente sin hacer ningún aporte, bloqueó el poder llegar a un acuerdo razonable", destacó González.

El fracaso de la reunión se presagiaba cuando en un primer encuentro, los cancilleres centroamericanos no alcanzaron un acuerdo, aunque se esperaba un avance en un segundo encuentro, con la incorporación de ministros de Colombia, Cuba, México y Ecuador.

"Termina reunión del SICA (Sistema de la Integración Centroamericana) sin acuerdo por intransigencia de Nicaragua. Pronto se incorpora México, Colombia, Cuba y Ecuador con esperanza de encontrar solución", escribió en su cuenta en Twitter el canciller costarricense tras la primera parte de la cita.

Casi 3 mil cubanos que intentan llegar a Estados Unidos viven un drama en la frontera de Costa Rica, donde permanecen varados desde hace más de una semana.

Las autoridades se han visto obligadas a habilitar albergues para acogerlos ante la negativa nicaragüense a permitir su paso.

Miembros de la comunidad cubana en Miami se manifestaron frente al consultado de Nicaragua para reclamar una salida para sus compatriotas.

Los isleños inician su travesía en Ecuador, adonde llegan por vía aérea gracias a que no les piden visa, y desde allí parten rumbo a Estados Unidos por tierra sorteando un sinfín de obstáculos.

Crisis humanitaria

Sin embargo, el trayecto se vio truncado desde el 15 de noviembre cuando Nicaragua cerró el paso para los cubanos y militarizó su frontera para impedir su acceso. Como el territorio nicaragüense va del Pacífico hasta el Atlántico, los migrantes no tienen forma de continuar su viaje por tierra.

Para el canciller costarricense, la situación "crítica" de los migrantes cubanos amenaza con convertirse en "una grave crisis humanitaria en la región" y una solución requiere del "esfuerzo concertado" de todos los países involucrados.

Sin embargo, en la primera reunión del SICA, Nicaragua reiteró su posición de no permitir el paso a los cubanos, la cual definió como "invariable".

"Nicaragua ratifica su posición de no prestarse a legitimar políticas ilegales" migratorias y "exige al gobierno de Costa Rica tomar las medidas correspondientes para retirar de nuestras zonas fronterizas a todos" los cubanos, indicó el representante de Managua, Denis Moncada, al leer una declaración.

Estados Unidos, según Moncada, "tiene la responsabilidad de corregir y cambiar" la presente crisis "aceptando de una vez por todas, con realismo y seriedad, un nuevo tiempo de diálogo y respeto, en las relaciones con América Latina y el Caribe".

Corredor humanitario

El Secretariado Episcopal de América Central (Sedac) pidió a los cancilleres, en una carta firmada por los obispos del istmo, una "pronta solución" a la situación de los migrantes cubanos para evitarles el "estacionamiento indefinido" y "protegerlos" de las mafias que trafican personas.

Para el Sedac, la solución pasa por "la creación de un corredor humanitario que permita el libre tránsito por sus países de las personas migrantes de nacionalidad cubana que pretenden llegar a Estados Unidos" para acogerse a los beneficios migratorios de la Ley de Ajuste Cubano.

Washington mantiene la política de conceder residencia a los cubanos que ponen pie en su territorio.

La postura nicaragüense contrastó con la de otros países presentes en la cita, que pidieron una actitud solidaria con los migrantes.

La viceministra ecuatoriana de Movilidad Humana, María Landázuri, propuso "una colaboración para que el tránsito de estos migrantes sea seguro, pero esta colaboración tiene que ser en un espacio donde cada país en sus territorios aplique sus leyes o normativas y facilite la seguridad de las personas".

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, indicó que "es importante buscarle una salida a esas personas, sea que decidan ir a su país de origen o que deseen continuar al país de destino al que buscan llegar".