Derriban avión militar con 20 tripulantes en Ucrania

El ministro de Defensa de Ucrania informó que el avión militar fue derribado cerca de la frontera oriental con Rusia; rebeldes prorrusos se declararon responsables del incidente.

Kiev, Ucrania

Un avión militar de transporte fue derribado el lunes cerca de la frontera oriental con Rusia, dijo el ministro de Defensa ucraniano.

Los rebeldes en el este de Ucrania se declararon responsables inmediatamente del derribo del Antonov-26, pero el ministro de Defensa, Valeri Heletei, dijo que el cohete pudo haber sido disparado desde Rusia.

Heletei dijo que el avión volaba a 6 mil 500 metros de altura, fuera del alcance de las armas que poseen los separatistas. Las autoridades dijeron que había unas 20 personas en el avión, pero no difundieron cifras de víctimas.

Los combates se intensificaron alrededor de la ciudad oriental ucraniana de Lugansk, cuando fuerzas del gobierno aumentaron esfuerzos para romper las líneas rebeldes y recuperar territorio de manos de la insurgencia prorrusa.

Un vecino dijo que el pánico se estaba apoderando de la ciudad.

En las últimas dos semanas, el gobierno ha reducido a la mitad el territorio en poder de los separatistas prorrusos, que se han visto obligados a retirarse a bastiones alrededor de las ciudades de Lugansk y Donetsk. Esas dos regiones mayormente rusoparlantes declararon su independencia del gobierno central en Kiev.

Pese a los reportes de éxitos militares, el presidente de Ucrania anunció que tiene nueva evidencia de que Rusia está respaldando directamente a la insurgencia separatista, que entra ya en su cuarto mes.

El Ministerio de Defensa dijo el lunes que tropas del gobierno habían recuperado varias aldeas alrededor de la ciudad de Lugansk, en poder rebelde, y había reabierto un corredor a su aeropuerto civil.

"Debido a ofensivas exitosas de fuerzas en la región de Donetsk, algunos extremistas están tratando de abandonar la ciudad", dijo el ministerio en una declaración.

Los rebeldes, sin embargo, insisten en que su capacidad de combate sigue siendo fuerte.

Una portavoz de la separatista República Popular de Lugansk le dijo a The Associated Press que los rebeldes destruyeron un convoy armado ucraniano en la aldea de Heorhiivka, 10 kilómetros (6 millas) al oeste del aeropuerto. Dijo que al menos tres soldados ucranianos murieron en el choque.

Funcionarios de defensa del gobierno dijeron que sus tropas tomaron control de varias áreas en las afueras de Lugansk — incluyendo Metalist, Oleksandrivsk, Bile y Rozkishne. Esas áreas residenciales están al norte, el oeste y el sur de la ciudad, lo que indica que el plan del gobierno de formar un cordón de seguridad alrededor de Lugansk está rindiendo frutos.

El líder del ala militar de los separatistas, Igor Guirkin, conocido por el nombre de guerra de Strelkov, había pronosticado el fin de semana una dura batalla por Lugansk, una ciudad de 400 mil habitantes, y estimó que las fuerzas ucranianas habían desplegado unos 70 tanques en su ofensiva.

Un residente de Lugansk, Serguei, que no dio su apellido por temor a represalias, dijo que el pánico se había apoderado de la ciudad el lunes tras reportes de que fuerzas ucranianas estaban ingresando intermitentemente a la ciudad y capturando a rebeldes.