Constructora Camargo Correa admite culpa en caso Petrobras

Camargo Correa admitió su participación en el fraude a la estatal Petrobras, pagó una multa de 30 millones de dólares y firmó un acuerdo para colaborar con las investigaciones.
El logo de Petrobras en la sede de la compañía en Sao Paulo.
El logo de Petrobras en la sede de la compañía en Sao Paulo. (Reuters)

Brasilia

La constructora brasileña Camargo Correa reconoció haber sido parte del cártel de empresas que manipuló las licitaciones de la estatal Petrobras, y pagó por eso una multa de 30 millones de dólares, informó el miércoles un organismo oficial.

Camargo Correa firmó un acuerdo con el Consejo Administrativo de Defensa de la Competencia (CADE) por el cual se comprometió a "cesar su involucramiento en el ilícito, reconocer su participación en la conducta investigada y colaborar en forma efectiva con las investigaciones", según un comunicado del propio organismo antimonopolio.

El pacto de colaboración no otorga beneficios en la esfera penal e incluyó al ex director presidente de la empresa, Dalton Avancini, y a su ex vicepresidente, Eduardo Leite, condenados el mes pasado a 15 años y 10 meses de reclusión cada uno por corrupción activa, lavado de dinero y por integrar una organización delictiva.

Ambos firmaron a su vez acuerdos con la Procuraduría General de la República para contar lo que saben del fraude a cambio de una reducción de sus sentencias, que también les permitirá cumplirlas en sus respectivos domicilios. Un tercer ex directivo de la constructora, Joao Auler, que presidía el consejo de administración, fue condenado a nueve años y seis meses de prisión efectiva por corrupción activa.

"Camargo Correa reconoce su participación en las conductas investigadas y se compromete a presentar a la CADE documentos e informaciones para esclarecer los hechos (...). Fueron entregados a las autoridades nuevos documentos e informaciones -emails, agendas y resúmenes de cuentas telefónicas, entre otros-", dijo la firma en un comunicado.

El fallo que condenó a la cúpula de la empresa detalló en aquella ocasión que las autoridades habían detectado el pago de sobornos para ganar contratos en las refinerías Getulio Vargas y Abreu y Lima por 50 millones de reales (unos 15.6 millones de dólares).

El cártel que amañaba las licitaciones para quedarse con las obras de Petrobras consistía en un arreglo para definir los ganadores y los valores a ofertar, incluyendo sobreprecios de entre 1% y 3% del valor de los contratos para beneficiar a los participantes y para financiar partidos políticos.

Petrobras perdió más de 2 mil millones de dólares por este fraude que involucra a muchos integrantes de la élite política de Brasil, entre ellos decenas de legisladores.

Camargo Correa facturó 26.071 millones de reales en 2014 (unos 8.147 millones de dólares) y entre sus numerosos negocios figura como uno de los 10 mayores productores de cemento del mundo.