La corrupción costó a Petrobras más de 2 mil mdd

La mayor empresa de Brasil informó que el año pasado perdió 7,174 mdd en relación a 2013, las primeras pérdidas de la petrolera desde 1991, e incluyen las causadas por la red corrupta entre 2004 y ...
El presidente de Petrobras, Aldemir Bendine, durante la conferencia de prensa en las oficinas centrales de Petrobras en Río de Janeiro
El presidente de Petrobras, Aldemir Bendine, durante la conferencia de prensa en las oficinas centrales de Petrobras en Río de Janeiro (AFP)

Río de Janeiro

El mayor caso de corrupción en la historia de Brasil costó a Petrobras 2,059 millones de dólares, calculó hoy la compañía estatal, que busca dar un primer paso para recuperar la confianza perdida por el mercado y el país.

La mayor empresa de Brasil informó asimismo que perdió 7,174 millones de dólares el año pasado en relación a 2013, al difundir por primera vez los demorados resultados financieros de 2014, auditados por PricewaterhouseCoopers (PwC). Estas son las primeras pérdidas de la petrolera desde 1991, e incluyen las causadas por la red de corrupción entre 2004 y 2012.

El balance es "conservador" y deja atrás "un capítulo triste" de la empresa, dijo a periodistas el presidente de Petrobras, Aldemir Bendine, que alertó que las cifras pueden ser revisadas a la baja si surgen indicios de más robos en las investigaciones en curso.

Petrobras comunicó también una desvalorización de activos ('impairment') por 14,813 millones de dólares, entre otras cosas por la postergación de proyectos de refinería y la caída del precio internacional del petróleo. En el tercer trimestre de 2014 las pérdidas fueron de 1,760 millones de dólares, precisó la compañía, que no pagará dividendos del ejercicio 2014 a sus accionistas.

Desafío: recuperar la confianza

La publicación de estos resultados es "un paso fundamental en dirección a la plena recuperación de la credibilidad de la compañía", dijo Bendine en la sede de la empresa en Rio de Janeiro.

El presidente de Petrobras aseguró que el "segundo desafío" de Petrobras "será una revisión del plan de negocios" para los próximos cinco años, que será divulgado en unos 30 días. Para Daniel Marques, jefe de análisis de la consultora Gradual Investimentos, el principal problema de Petrobras es de confianza.

"Lo de hoy puede ser un excelente primer paso, pero que no quiere decir nada por sí sólo. El problema de Petrobras no es petrolífero o financiero, sino de confianza. Antes de todo, la empresa necesita recuperar su credibilidad porque hoy el mercado no le cree", planteó en declaraciones a la AFP.

Para obtener las pérdidas por corrupción de 6,200 millones de reales, la estatal calculó un sobreprecio de 3% en contratos con 27 empresas que integraban un cartel que pagaba sobornos a directivos de la firma a cambio de contratos entre 2004 y 2012.

También agregó al cálculo los valores específicos de sobornos pagados por empresas que no integraban el cartel, basándose en testimonios de acusados a la Policía. Según analistas, esta 'limpieza' ayudará a Petrobras a evitar un default parcial de su inmensa deuda de casi 140 mil millones de dólares, a recuperar su credibilidad y el acceso a los mercados.

Petrobras aplazó dos veces la publicación de sus resultados financieros del tercer trimestre de 2014, prevista inicialmente para noviembre, porque PwC se negó a firmar el balance debido al megaescándalo de corrupción.

Las acciones se derrumbaron en esos meses a unos 8 reales, pero en las últimas semanas han recuperado casi 60% de su valor, a más de 13 reales, anticipando la publicación de los resultados de 2014.

Sobornos por contratos

La justicia brasileña investiga una trama de corrupción en la petrolera estatal que otorgaba contratos con sobreprecios a un cartel de empresas. Los sobreprecios eran sobornos o "donaciones" destinadas a financiar a partidos políticos, sobre todo al gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) y a varios de sus aliados en la coalición, de acuerdo con las declaraciones realizadas a la justicia por involucrados en la causa.

Uno de los acusados de corrupción y lavado de dinero en Petrobras es el tesorero del PT, Joao Vaccari, que fue arrestado la semana pasada. Trece senadores, 22 diputados, dos gobernadores y varios ex funcionarios del Poder Ejecutivo también son investigados por la corrupción en la mayor empresa de Brasil, que pasó de ser el orgullo del país a símbolo del flagelo que corroe las instituciones públicas nacionales.

Debido al escándalo, varias agencias de calificación internacionales recortaron en los últimos meses la nota de Petrobras, uno de los mayores emisores de deuda en países emergentes. Moody's la bajó a un grado especulativo.

La crisis en Petrobras, que tiene el mayor plan de inversión empresarial del mundo con la meta de explotar los yacimientos petroleros del presal, situados a unos 6 km bajo el suelo marino, ha repercutido en decenas de pequeñas y grandes empresas cuya vida depende de la estatal. Muchas han quebrado y despedido a cientos de trabajadores y 27 de ellas tienen vedado participar en negocios vinculados a la petrolera estatal debido al escándalo.

Primer ex alto cargo condenado

La Justicia brasileña condenó hoy al primer ex director de Petrobras por su participación en la gigantesca trama de corrupción instalada en la petrolera estatal y por la cual son investigados unos 50 políticos, la mayoría de la base de apoyo a la presidenta Dilma Rousseff.

El juez Sergio Moro, del 13 Juzgado Federal de Paraná, condenó en primera instancia al ex director de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa por lavado de dinero y asociación ilícita, delitos cometidos durante la construcción de la refinería Abreu e Lima, situada en el estado brasileño Pernambuco (nordeste).

Costa, en prisión domiciliaria en Río de Janeiro y quien tiene un acuerdo de colaboración judicial a cambio de una reducción de la pena, fue condenado a siete años y seis meses de reclusión, aunque esa sentencia, como las otras dictadas hoy, pueden ser apeladas.

Moro también consideró culpable por los mismos delitos al empresario Alberto Youssef, apuntado como uno de los principales operadores de la red de corruptelas y quien recibió una pena de nueve años y dos meses.

Costa y Youssef son los principales delatores de la red de corrupción de Petrobras y en sus declaraciones han implicado a numeros ejecutivos de empresas privadas y a políticos, entre ellos el ex tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) Joao Vaccari Neto, arrestado por su supuesta implicación en el caso.

El político, quien renunció a su cargo en el partido el día de su detención, está acusado de corrupción, asociación ilícita y lavado de dinero y es sospechoso de negociar el cobro de comisiones supuestamente destinadas al PT procedentes de negocios sucios entre Petrobras y terceras empresas.

Más de una década de corruptelas

Además de Costa y Vaccari, la Policía ha arrestado a otros cuatro ex altos cargos de la petrolera y a decenas de empresarios de las mayores constructoras de Brasil, mientras que la Corte Suprema investiga a 50 políticos, entre ellos los jefes de las dos cámaras legislativas, sospechosos de haberse beneficiado de la corrupción.

De acuerdo con la Fiscalía, las corruptelas, que desviaron una cantidad no precisada pero calculada en varios miles de millones de dólares, se prolongaron por más de una década y tuvieron ramificaciones en otros organismos públicos. El propio Costa, en una comparecencia ante una comisión del Congreso que investiga el esquema en Petrobras, afirmó que la corrupción está "en todo" el país.

"Lo que pasó en Petrobras pasa en todo Brasil. En las carreteras, los ferrocarriles, los puertos, aeropuertos, las hidroeléctricas, eso ocurre en todo Brasil. Es sólo averiguar", subrayó en su declaración, realizada el pasado diciembre.

Tras la condena, Costa seguirá en prisión domiciliaria y deberá usar una tobillera electrónica con rastreador hasta el 1 de octubre de 2016, momento en el que la Justicia evaluará las "condiciones" para pasarlo a un régimen semiabierto. Yousef, por su parte, cumplirá tres años de prisión en régimen de reclusión y el resto de la pena en semiabierto, lo que le permitirá trabajar durante el día y dormir en la cárcel.

Por las irregularidades en la refinería Abreu e Lima, la Justicia también condenó a otras seis personas, todas acusadas de participar del lavado de dinero de Youssef y quienes deberán resarcir a Petrobras con 18 millones de reales (unos 5.9 millones de dólares).

La refinería Abreu e Lima, primera planta de procesamiento de petróleo construida por la brasileña Petrobras en los últimos 34 años, comenzó en diciembre pasado a refinar crudo tras casi diez años de obras y una gran polémica por su elevado costo y por la decisión de la venezolana PDVSA de no sumarse al proyecto.

"Cuestión central": Cardozo

De otra parte, el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) afirmó hoy que actualmente la "cuestión central" en Brasil es la correcta investigación del escándalo de corrupción de Petrobras, más allá de una posible destitución de la actual presidenta del país, Dilma Rousseff.

"Para mí la cuestión central en Brasil, hoy en día y siempre teniendo a la vista el fortalecimiento de la democracia, es llevar adelante las investigaciones, con todas sus consecuencias", señaló el político, uno de los principales líderes del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Cardoso, que gobernó Brasil entre 1995 y 2002, señaló en que "hay que responsabilizar a los culpables", ya que ese es el "deseo no sólo del PSDB, sino de todos los demócratas". "La destitución no puede ser un objeto de deseo, es un proceso", recalcó Cardoso.

El político respondía así al 63 % de los brasileños que, según una encuesta recientemente publicada por la firma Datafolha, apoyaría en estos momentos que el Congreso abriera un juicio político con miras a la destitución de Rousseff por su supuesta responsabilidad en el escándalo de corrupción de la petrolera.

El ex presidente negó que su partido esté abordando la cuestión desde un punto de vista electoralista, apenas unos meses después de perder las elecciones generales en octubre por tan solo tres puntos porcentuales contra el PT de Rousseff, puesto que el caso Petrobras es "un asunto de tal magnitud" y una "cuestión nacional".

Respecto a las posibles opciones que tiene el PSDB a la hora de encarar este asunto, Cardoso negó que existan "divergencias internas", si bien puntualizó que sí que pueden existir "opiniones diferentes" en la mayor formación opositora del país.