Coronación de Felipe VI y Juan Carlos I: las diferencias

Felipe VI fue proclamado rey de España ayer, luego de la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos I.
El monarca tuvo palabras de recuerdo y homenaje hacia las víctimas del terrorismo.
El monarca tuvo palabras de recuerdo y homenaje hacia las víctimas del terrorismo. (AFP)

Ciudad de México

Felipe VI fue proclamado ayer como rey de España en un acto solemne, formal y protocolario,  sin la presencia de su padre, Juan Carlos I.


Felipe VI llega al trono por la abdicación de su padre, quien el 22 de noviembre de 1975, asumió el cargo tras la muerte de Francisco Franco.

A sus 46 años, Felipe VI asumió el trono ante diputados y senadores reunidos en el Congreso. A diferencia de Juan Carlos I que lo hizo en una ceremonia de unción llamada “Misa de Espíritu Santo” que se llevó a cabo en la Iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid.

Durante su proclamación Felipe VI lució un uniforme de gala militar en tono oscuro y el fajín de seda roja correspondiente a su nuevo papel de capitán general de los ejércitos, jurando ante la Constitución de 1978.

Mientras que en 1975, su padre juró lealtad a las Leyes Fundamentales del régimen de facto y los principios del Movimiento Nacional franquista.

En lo que respecta a la economía del país, Felipe VI toma un país que sale de una doble recesión y que cuenta con una tasa de desempleo del 26%.

Durante su discurso, Felipe VI afirmó que será un rey "leal y dispuesto a escuchar, a comprender, a advertir y a aconsejar, y también a defender siempre los intereses generales".

En tanto que Juan Carlos I dijo que la Monarquía sería “el guardián de esa herencia y procurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo”.

 En ambas ceremonias, los símbolos de la  monarquía española, es decir, la corona y el cetro, permanecieron sobre un cojín bordado en oro.