Corea del Norte confirma “exitoso” disparo de misil

El líder norcoreano Kim Jong-un ordenó la producción en serie del “efectivo” cohete para ser incorporado rápido a la “acción militar”.
EU, Corea del Sur y Japón condenaron el lanzamiento. El arma recorrió 500 kilómetros antes de caer al mar.
EU, Corea del Sur y Japón condenaron el lanzamiento. El arma recorrió 500 kilómetros antes de caer al mar. (EFE)

Seúl y Riad

El gobierno de Corea del Norte confirmó el lanzamiento "exitoso" de un misil balístico de medio alcance realizado ayer, informaron medios estatales de Pyongyang.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, supervisó el lanzamiento, indicó la agencia oficial KCNA. Añadió que Kim "aprobó el despliegue de este sistema de armamento para la acción" militar.

El misil es del tipo Pukguksong-2, que usa combustible sólido, lo que acorta el tiempo de abastecimiento comparado con los misiles alimentados con combustible líquido, según KCNA

"Ahora que los datos técnicos y tácticos cumplen con los requerimientos del Partido, este tipo de misil debería ser producido rápidamente en serie para armar a las fuerzas estratégicas" del ejército, dijo Kim, citado por la agencia estatal.

Mientras, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebrará mañana una reunión de emergencia tras el nuevo lanzamiento a pedido de EU, Japón y Corea del Sur.

Según el Comando del Pacífico de EU, el misil de mediano alcance fue disparado desde la localidad de Pukchang. Recorrió unos 500 kilómetros antes de caer en el mar de Japón.

Es la segunda prueba de misil en una semana y la décima del año. El anterior disparo se produjo el 14 de mayo y se cree que fue un misil de alcance intermedio Hwasong-12, que según Pyongyang era capaz de trasladar una "pesada" cabeza nuclear.

Funcionarios de la Casa Blanca que acompañan al presidente Donald Trump en su gira por Oriente Medio dijeron que el cohete tuvo un alcance más corto que los misiles disparados en las pruebas más recientes de Corea del Norte.

Un funcionario del Estado Mayor de Corea del Sur añadió que el misil parecía ser similar al cohete de rango medio que Corea del Norte disparó en febrero. El misil lanzado ayer alcanzó una altitud máxima de 560 kilómetros, agregó el funcionario que solicitó el anonimato.

Mientras, en entrevista con el programa dominical de televisión Fox News Sunday, el secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, afirmó que era demasiado pronto para saber si las presiones diplomáticas y económicas que Occidente está ejerciendo sobre el gobierno de Corea del Norte están teniendo efecto, luego de la última prueba de misiles.

"Estamos en las primeras etapas de la aplicación de la presión económica, así como de la presión diplomática al régimen en Corea del Norte", afirmó Tillerson. "Esperemos que reciban el mensaje de que seguir su programa de armas nucleares no es un camino hacia la seguridad ni a la prosperidad. Las pruebas en curso son decepcionantes e inquietantes. Pedimos que cesen porque en vista de que no han terminado con esas pruebas, no han cambiado su punto de vista".

En tanto, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, presidió una reunión del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Azul, sede oficial de la presidencia, sobre el lanzamiento de ayer, indicó su oficina.

Estos ensayos suponen un difícil desafío para el nuevo presidente de Corea del Sur, un progresista que asumió el cargo el 10 de mayo y que ha expresado su deseo de un acercamiento con Corea del Norte.

El viernes, el secretario de Defensa de EU, Jim Mattis, advirtió que una solución militar a la crisis con Corea del Norte sería "trágica en una escala inimaginable", mientras que Pyongyang prometió fortalecer rápidamente su capacidad nuclear mientras enfrente una política estadunidense "hostil".

Mattis dijo que el ensayo balístico muestra que Corea del Norte no presta atención a la comunidad internacional. Pero subrayó la necesidad de una resolución pacífica al trabajar a través de la ONU con países como China, principal aliado y benefactor de Corea del Norte.

Mattis indicó que Corea del Norte "probablemente aprendió mucho" de la prueba anterior cuando el misil salió muy alto y cayó. Añadió que guiar un misil de largo alcance a un objetivo en su reingreso a la tierra es un obstáculo tecnológico clave que Corea del Norte debe librar en su intento por perfeccionar un misil que pueda ser amenaza para Estados Unidos.