Convierten Burger King en sacristía papal

La misa no se libró de la invasión tecnológica de feligreses y curas que se llevaron un recuerdo al capturar fotos y video con sus dispositivos móviles.
Alfredo Troche, gerente general de la franquicia, dice que fue “un orgullo prestar las instalaciones”.
Alfredo Troche, gerente general de la franquicia, dice que fue “un orgullo prestar las instalaciones”. (Cristina Cabrejas/EFE)

Santa Cruz

La misa multitudinaria que celebró ayer el Papa en la Plaza del Cristo Redentor de Santa Cruz, Bolivia, ante cientos de miles de personas estuvo repleta de tabletas y celulares, y contó con una sacristía bastante peculiar: un Burger King adyacente al sitio del encuentro.

La agencia católica de noticias ACI destacó que los organizadores de la visita papal utilizaron el local de la popular cadena de comida rápida porque era el único lugar cercano en el que cabían Francisco y los 60 obispos que participaron en la única misa campal del Pontífice en ese país.

“Para nosotros es un orgullo poder ceder nuestras instalaciones. En las próximas semanas vamos a colocar una placa conmemorativa dentro del local. Este es un hecho histórico”, dijo al diario La Nación Alfredo Troche, gerente general de Bolivian Foods, empresa que posee la franquicia estadunidense.

Ayer un grupo de empleados cubrió con lonas blancas la lista de precios y las promociones de las hamburguesas para adecuarlo a la sobriedad que requería la ceremonia. Además se acondicionaron cortinas en todas las ventanas del restaurante.

La ceremonia

La misa no se libró de la invasión tecnológica de los entusiastas que se llevaron el recuerdo del momento captando fotos y video con sus dispositivos móviles.

Durante la celebración abundaron las manos en alto, pero no de gente que aplaudía, sino que tomaba imágenes y selfies, o grababa videos con celulares y tabletas. Ni siquiera los sacerdotes que concelebraron la misa con Francisco pudieron aguantarse las ganas de captar imágenes con sus teléfonos.

Con todo, fue evidente la fe de las miles de personas asistentes, quienes siguieron fielmente todos los ritos de la misa, oraron con los ojos cerrados y algunos incluso lloraron de emoción al escuchar las palabras de Francisco.

“Es una emoción bien grande ver al Papa y sobre todo recibir su bendición (...) Estoy emocionada y agradecida con Dios por esta bendición”, afirmó la cruceña Favela Rivera, que llegó al lugar con toda su familia dos horas antes del acto.

La profunda vocación religiosa arraigada en Bolivia, un Estado laico por Constitución desde 2009, quedó patente en esta celebración encabezada por Francisco, en la que hubo peticiones formuladas en español y en las lenguas indígenas aimara, quechua y guaraní.

La homilía

En su sermón, Francisco criticó la lógica moderna que margina a todos aquellos que no “producen” en la sociedad, que impone el criterio del consumo para todo y “corta el hilo” por el más débil, además de que advirtió que Jesús no acepta ese método que “descarta” a los más necesitados.

“En un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que pretende imponerse en el mundo de nuestros días. Una lógica que busca transformar todo en objeto de cambio, de consumo, todo negociable”, resaltó el Papa.

Francisco, haciendo referencia al pasaje bíblico de la multiplicación de los panes y los peces, señaló: “Ese es el camino del milagro, ciertamente no es magia o idolatría; por medio de estas tres acciones logra transformar una lógica del descarte, en una de comunión, de comunidad.

“La riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente, se mide en los ancianos que logran transmitir su sabiduría y la memoria de su pueblo a los más pequeños. Jesús nunca se salta la dignidad de nadie, por más apariencia de no tener nada para aportar o compartir”, concluyó el Pontífice.

El Papa hoy tiene en su agenda visitar el penal de Palmasola, conocido como “el infierno carcelario” en Bolivia, donde alrededor de 120 niños viven con sus padres presos y hace dos años un violento enfrentamiento entre reos dejó 35 muertos.

La presencia del Pontífice provocó movimiento en la justicia boliviana, que a marchas forzadas trabajó en procesos de aceleración de sentencias.

Jimmy Condori, dirigente de los internos, dijo que esperan que el Papa intervenga para obtener “igualdad jurídica, mejora en la alimentación, en la salud y programas de verdadera rehabilitación”.

• • •

Crucifijo polémico

El crucifijo tallado sobre una hoz y un martillo que Evo Morales regaló a Francisco provocó ayer diversas reacciones, entre las que destacan:

"Solo en #Bolivia. Se regala un Cristo crucificado en una hoz y martillo, símbolo del comunismo ateo! Vergonzoso!".

Alejandra Prado

Ex congresista boliviana

• • •

"Creo que ha generado una reacción adversa. La expresión del Papa lo dice todo y eso también está circulando por el mundo".

Bernard Gutiérrez

Diputado Opositor

• • •

"El culmen de la soberbia es manipular a Dios al servicio de ideologías ateas... Hoy, una vez más: Cristo crucificado".

José Ignacio Munilla

Obispo Español

• • •

"El Papa no ha tenido una particular reacción a esto y ni me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto".

Federico Lombardi

Vocero del Vaticano