• Regístrate
Estás leyendo: Congreso español aprueba reforma que permitirá sancionar a Mas
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 17:52 Hoy

Congreso español aprueba reforma que permitirá sancionar a Mas

Con tan solo los votos del gobernante Partido Popular, el parlamento aprobó una reforma que permite al Tribunal Constitucional sancionar a altos cargos que incumplen sus sentencias, len una clara advertencia al presidente catalán.

Publicidad
Publicidad

Agencias

El Congreso de los Diputados español aprobó hoy la reforma del Tribunal Constitucional, que permitirá a este alto tribunal sancionar a los cargos públicos que incumplan sus sentencias, gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular en la cámara baja.

La formación conservadora admitió públicamente que la reforma está dirigida a frenar al jefe del gobierno catalán, Artur Mas, y su plan de independizar Cataluña de España. Se trata de "armar jurídicamente" a las instituciones frente al "golpe de Estado a cámara lenta" que pretende perpetrar Artur Mas, defendió el PP.

La reforma, aprobada con los votos del gobernante Partido Popular (PP, derecha), que cuenta con la mayoría absoluta en la Cámara Baja, pasará ahora al Senado para su aprobación definitiva. El nuevo texto prevé que el Tribunal Constitucional pueda imponer sanciones y decretar directamente la suspensión de autoridades o empleados públicos que no respeten sus decisiones.

La oposición ha criticado esta reforma, presentada de urgencia por el PP, que considera como una nueva medida contra el independentismo catalán, ya que su eventual entrada en vigor, permitiría suspender al presidente regional catalán en funciones, Artur Mas, si aplicase un plan para independizarse de España.

"Es una ley punitiva con un sólo destinatario", aseguró el diputado socialista, Ignacio Sánchez Amor, en referencia a Mas y el nacionalismo. Tal disposición habría permitido retirar a Mas del poder cuando el 9 de noviembre de 2014 ignoró la prohibición de organizar una consulta sin valor legal sobre la independencia de Cataluña.

"Lo que pretende esta proposición de ley (...) es que las sentencias del Tribunal Constitucional se cumplan", había afirmado el 3 de septiembre pasado el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, en una entrevista en la radio privada Cope. "Va a ser fundamental para fortalecer el Estado de derecho en nuestro país", insistió Rajoy.

Mas, jefe del Ejecutivo catalán en funciones, convirtió las elecciones del domingo pasado en Cataluña en un plebiscito de facto sobre la independencia, que ganaron los secesionistas con mayoría de diputados en el Parlamento regional, pero no de votos.

El futuro político de Mas, sin embargo, ha quedado en el aire tras las elecciones porque la CUP, el partido secesionista que tiene la llave de la gobernabilidad, rechaza apoyarlo en la investidura y pide un candidato alternativo.

La reforma que hoy pasó hacia el Senado y que tendrá luz verde definitiva a medidados de mes permitirá al Tribunal Constitucional suspender en el cargo al jefe del gobierno catalán, sea cual sea, si prosigue el proceso hacia la independencia y desoye las resoluciones que pueda emitir la corte contra los pasos que vaya dando el Ejecutivo regional hacia la secesión.

Todos los grupos de la oposición están en contra de la medida, que supone judicializar más el problema catalán y cargar una responsabilidad política sobre el Tribunal Constitucional, y pidieron abordar la vía política y el diálogo con Cataluña. Se trata de "excitar el anticatalanismo y conseguir votos para el PP a costa de destrozar el Tribunal Constitucional", aseguró el Partido Socialista (PSOE), el principal de la oposición española.

La formación anunció que recurrirá la reforma ante el propio Tribunal Constitucional una vez entre en vigor. La mayoría absoluta del PP le permitió hoy rechazar todas las enmiendas parciales al texto y enviarlo al Senado.

"Más confusión": NYTimes

El periódico The New York Times publicó hoy un editorial sobre las elecciones autonómicas celebradas el pasado domingo en Cataluña en el que aseguró que los resultados del 27 de septiembre "solo han dejado más confusión".

"Estos resultados no empoderan a los separatistas para romper unilateralmente con España, pero negar que los catalanes tienen algo que decir solo profundizará los sentimientos nacionalistas", afirmó en su editorial, titulado "El siguiente paso para los catalanes".

El periódico neoyorquino indicó que los partidos independentistas catalanes ganaron una mayoría de los escaños en el parlamento regional "pero no la mayoría de los votos", lo cual, insistió, "no es un mandato suficiente para crear una nueva nación".

The New York Times recordó que esos partidos plantearon los comicios como un "plebiscito de facto" sobre la secesión porque "durante años" se les ha negado su derecho a convocar un referéndum de independencia como en Escocia o Quebec.

El editorial recordó que Junts pel Sí tendrá ahora que unir fuerzas "con un partido separatista de extrema izquierda" que se opone al liderazgo de Artur Mas para formar mayoría en el Parlamento catalán, "e incluso juntos solo llegaron al 47.9 % de los votos".

Sin embargo, The New York Times consideró en su editorial que después de las elecciones del 27 de septiembre "es mejor que el gobierno conservador del primer ministro, Mariano Rajoy, empiece a atender a los catalanes".

"Lo mejor ahora para los separatistas es usar su fortaleza para buscar un mayor control sobre sus asuntos en Madrid. Y el señor Rajoy debe reconocer que incluso dentro de los límites que marcan la Constitución española hay espacio suficiente para la discusión".

El periódico afirmó, por otro lado, que al igual que en Escocia y Quebec, los independentistas catalanes están convencidos de que a su "próspera región" le iría mejor siendo independientes pero, según el mismo editorial, "eso está lejos de ser cierto".

"Sobre todo porque es difícil garantizar su permanencia en una Unión Europea que ya está afrontando grandes retos por mantenerse unida y porque tampoco hay certeza de que el Banco Central Europeo fuera a seguir financiando a los bancos catalanes", añadió.

Finalmente, recordó que cuando se planteó a los escoceses y a los quebequeses una "opción clara", en ambos casos votaron en contra y dieron marcha atrás, los primeros el año pasado y los segundos en 1980 y 1995. "Pero los catalanes no han podido hacerlo", sentenció el editorial del influyente diario.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.