Nuevos conflictos policiales por aumento salarial en Argentina

Los incidentes más graves tuvieron lugar en la provincia de Catamarca, donde agentes irrumpieron en la Casa de Gobierno, por reclamos salariales que afectaron también a Neuquén y Río Negro.

Buenos Aires

Graves incidentes se registraron hoy en la provincia argentina de Catamarca (noreste) con policías que ingresaron a la Casa de Gobierno, en medio de una ola de reclamos salariales de los agentes que afecta también a Neuquén y Río Negro (sur). "Los policías rodearon y sitiaron la Casa de Gobierno de Catamarca (1,100 km al noroeste de Buenos Aires), donde se encuentra la gobernadora (Lucía Corpacci) negociando con representantes de la fuerza el reclamo salarial", dijo al canal de noticias TN una periodista del diario catamarqueño El Ancasti.

La reportera Yemina Castellino reveló que "los policías se encuentran armados y la Gendarmería ingresó a la Casa de Gobierno para resguardar a las autoridades, entre ellas a la gobernadora, una aliada de la presidenta Cristina Kirchner". Según la fuente, los policías exigen un salario de trece mil pesos (unos dos mil dólares) mientras que las autoridades ofrecieron 7,900 pesos (unos 1,210), propuesta que fue rechazada. Para ingresar, la Gendarmería (policía militarizada) utilizó gases lacrimógenos y balas de goma, de acuerdo al relato de Castellino.

En tanto, centenares de policías, entre ellos retirados, están concentrados junto a sus familiares desde la noche del jueves ante la jefatura de Neuquén (1.100 km al sur de la capital) exigiendo mejoras en sus remuneraciones. "Se trata de un reclamo legítimo y estamos trabajando en una solución y lo vamos a resolver con consenso", dijo Gabriel Gastaminza, ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo de la provincia. Una situación similar se vive en Río Negro, donde policías y familiares manifiestan en la calle, mientras se negocian los reclamos con representantes del gobierno.

Estas movilizaciones han generado preocupación luego de que la madrugada del miércoles se produjera en Córdoba (710 km al norte de Buenos Aires) una ola de saqueos que dejaron dos muertos, un centenar de heridos y 52 detenidos, en el marco de una huelga policial. Durante la noche y la madrugada, bandas de delincuentes, muchos de ellos en moto, se desplazaron por distintos barrios de Córdoba, asaltaron y causaron destrozos en comercios y supermercados, a raíz de la falta de custodia policial, ante la impotencia de comerciantes y vecinos.