Venezuela denuncia "grosera injerencia" de Obama

La Cancillería venezolana dijo que el gobierno repudia tajantemente los comentarios que hizo Obama el miércoles en México.
Opositores al gobierno de Nicolás Maduro, tomaron calles de Caracas, Venezuela durante la mañana de este martes 18 de febrero.
Opositores al gobierno de Nicolás Maduro, tomaron calles de Caracas, Venezuela (Especial)

Caracas

El gobierno de Venezuela repudió hoy las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre la situación política del país, las cuales calificó como una "grosera injerencia" en los asuntos internos.

La Cancillería venezolana dijo en una declaración que el gobierno repudia tajantemente los comentarios que hizo Obama el miércoles en México, que afirmó "constituyen una nueva y grosera injerencia en los asuntos internos de nuestro país, con el agravante de usar como base información falsa y aseveraciones sin fundamento".

"Es una ofensa a la tierra heroica de los aztecas, de Juárez, de Villa y de Zapata, del noble y valiente pueblo mexicano que el presidente Obama, desde esa hermana nación, siga agrediendo a un país libre y soberano de la América Latina y Caribeña, cuyas políticas, orientaciones y decisiones son el resultado de la voluntad popular expresada democráticamente", señaló.

Indicó que la declaración que esperan los gobiernos independientes y los pueblos del mundo, es aquella donde el gobierno de los Estados Unidos explique por qué financia, alienta y defiende a los "dirigentes opositores que promueven la violencia" en Venezuela.

Además, lo instó a aclarar "con qué derecho el subsecretario adjunto (del Departamento de Estado) Alex Lee trasmitió un mensaje de su gobierno, donde se intenta condicionar y amenazar al Estado venezolano, por su decisión de poner a la orden de la justicia a los responsables de los hechos violentos de los últimos días".

"El gobierno venezolano reitera que continuará monitoreando y tomando las acciones necesarias para impedir que agentes estadounidenses busquen implantar la violencia y la desestabilización, y para informar al mundo acerca de la naturaleza de la política intervencionista del gobierno de Obama en nuestro país", indicó.

Venezuela había expulsado a tres funcionarios consulares de la embajada estadounidense, acusándolos de financiar y organizar a los grupos que protestan contra el gobierno.

En México, Obama condenó la "inaceptable" violencia que se vive en Venezuela y en Ucrania y llamó al gobierno del presidente Nicolás Maduro a liberar a los manifestantes detenidos y a abrirse al diálogo.

"Junto con la Organización de Estados Americanos, llamamos al gobierno de Venezuela a liberar a los manifestantes detenidos y a iniciar un diálogo real", dijo al término de la Cumbre de Líderes de América del Norte en la ciudad mexicana de Toluca.

El mandatario acusó además al gobierno venezolano de tratar de "distraer de sus propios fracasos inventándose falsas acusaciones contra diplomáticos estadounidenses", en referencia a los tres funcionarios expulsados de Venezuela.

"En vez de ello, el gobierno debería centrarse en atender los reclamos legítimos de los venezolanos", agregó.