Kerry busca una tregua y da 47 mdd a palestinos

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos procura en El Cairo, junto con el titular de la ONU, Ban Ki-moon, un urgente cese el fuego entre Israel y Hamás tras dos semanas de conflicto.
El tío del pequeño Mohamed Ayad, muerto bajo un ataque israelí, alista su funeral en la ciudad de Gaza.
El tío del pequeño Mohamed Ayad, muerto bajo un ataque israelí, alista su funeral en la ciudad de Gaza. (Reuters)

Gaza, Washington

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry llegó anoche a El Cairo para impulsar un alto el fuego en la Franja de Gaza, donde desde el 8 de julio los ataques dejaron más de 100 mil desplazados, 570 palestinos muertos, en su mayoría civiles, más de tres mil heridos, así como 25 soldados y dos civiles israelíes muertos.

Kerry ofreció 47 millones de dólares de ayuda humanitaria a los civiles de la Franja de Gaza, primeras víctimas del conflicto en el enclave palestino densamente poblado y bloqueado por Israel desde 2006 y se reunió de inmediato con el titular de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en gira regional también para lograr una tregua.

Un día después de la jornada más sangrienta del conflicto, con más de 130 palestinos muertos, el balance siguió creciendo, con al menos 55 palestinos muertos ayer, entre ellos 16 niños, unos 70 cuerpos hallados en escombros y siete soldados israelíes muertos en combate.

Antes de llegar a El Cairo, Ban denunció la "acción atroz" del ejército israelí el domingo en el poblado de Shejaiya, donde fueron masacrados 70 palestinos.

Para el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, el bombardeo de Shejaiya es un "crimen contra la humanidad".

En Gaza, las 67 instalaciones de la ONU empiezan a ser insuficientes para albergar, hasta en los pasillos, a más de 100 mil habitantes que no tienen dónde ir.

"La violencia debe cesar de inmediato. Lo que hemos visto los últimos días es inaceptable", insistió Ban en El Cairo, siendo esperado hoy en Israel.

Ayer, el impacto de un misil israelí en un inmueble residencial dejó 11 muertos, de ellos cinco niños.

La noche del domingo, un bombardeo israelí contra un miliciano del movimiento islamista radical Hamás en Jan Yunes (sur), mató a 25 miembros de la familia de Abu Jameh, en el iftar, la comida del fin del ayuno del Ramadán, el mes sagrado musulmán, denunció la ONG israelí B'tselem.

Unas tres mil personas protestaron en Nazaret, la ciudad árabe israelí más importante, contra el "genocidio" y hubo choques con la policía. En Cisjordania, los sindicatos y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Abas llamaron a una huelga general. Y el gobierno de Turquía decretó tres días de duelo por lo que calificó de "masacre" de palestinos.

Mientras, unos 60 cohetes lanzados desde Gaza alcanzaron ayer a Israel sin causar víctimas. Desde el 8 de julio, se lanzaron unos mil 500 proyectiles desde Gaza con saldo de dos civiles israelíes muertos.

Amnistía Internacional (AI) dijo que la persistencia de bombardeos de viviendas civiles y de un hospital ayer en Gaza "se suman a posibles crímenes de guerra, que deben ser objeto urgente de una investigación internacional independiente".

El jefe del Hamás, Ismail Haniyeh, siguió supeditando un alto el fuego "al cese de la agresión, la liberación de los presos y la suspensión total del bloqueo israelí" a Gaza.

La nueva espiral de violencia se desencadenó tras el secuestro y asesinato de tres estudiantes israelíes en junio, atribuidos por Israel a Hamás, que lo negó, seguidos del asesinato de un joven palestino, quemado vivo en Jerusalén.

"Contra los túneles"

La ofensiva israelí Protective Edge (Marco protector) contra la Franja de Gaza, sitiada por tierra y mar desde 2007, continuó ayer con decenas de bombardeos aéreos, mientras numerosos cohetes palestinos caían en Israel.

En un comunicado, el ejército israelí dijo que con este quinto conflicto desde su retirada de Gaza en 2005, evitar que el movimiento Hamás acceda a su territorio vía túneles subterráneos, de los cuales "descubrió 16".

El ejército añadió que desde el 8 de julio alcanzó a "170 terroristas y 2,800 blancos terroristas en toda la Franja".