Entrega fiscal confesión de contador por Caso Nóos

La confesión de Antonio Tejeiro, acordada con la Fiscalía, reducirá la pena en su contra ya que podría convertirse en la principal prueba para que Iñaki Urdangarin sea enjuiciado y enviado a prisión.
La infanta Cristina de Borbón, con su marido, Iñaki Urdangarin (d)
La infanta Cristina de Borbón, con su marido, Iñaki Urdangarin. (Archivo)

Madrid

El fiscal Pedro Horrach entregó hoy al juez del Caso Nóos, José Castro, la confesión por escrito de Antonio Tejeiro, ex contador del Instituto Nóos, en la que asegura que este organismo tenía como único fin desviarse a su favor los casi 6 millones de euros de fondos públicos.

La confesión de Tejeiro se produjo tras alcanzar un pacto con la Fiscalía Anticorrupción, el primero que se produce en el marco del Caso Nóos.

De acuerdo a los analistas, la declaración podría convertirse en la principal prueba para que Iñaki Urdangarin sea enjuiciado y enviado a prisión, tras los ocho supuestos delitos que se le imputan.

El documento fue entregado ayer por el fiscal Pedro Horrach al magistrado del caso, José Castro, y en éste, Tejeiro detalló cómo Aizoon carecía de infraestructura personal y de medios para acometer su actividad social. Además, aseguró no constarle que la sociedad tuviera empleados con dedicación exclusiva. 

El pacto del contador –pieza vital en la investigación- con la Fiscalía reduciría la pena en su contra, pero a cambio le ha dado al juez y al fiscal información que sistemáticamente ha sido negada por la hermana del rey de España Felipe VI, Urdangarin y Torres.

Tejeiro relató a Horrach cómo el giro de facturas falsas entre las empresas del entramado por el que Urdangarin y su ex socio se habrían apoderado de hasta 5.9 millones de euros públicos, suponía una práctica habitual dentro del conglomerado.

El acuerdo de conformidad firmado entre fiscalía y Tejeiro limita la responsabilidad a los dos socios, Torres y Urdangarín y excluye del conocimiento a la infanta Cristina, pese que Aizoon era propiedad de los Duques de Palma al 50 por ciento.