• Regístrate
Estás leyendo: Condenan a mexicano por narcotráfico en Nueva Zelanda
Comparte esta noticia

Condenan a mexicano por narcotráfico en Nueva Zelanda

Un tribunal neozelandés condenó a Agustín Suárez Juárez, de 46 años, a 19 años y nueve meses de prisión por participar en el mayor caso de tráfico de cocaína en ese país.

Publicidad
Publicidad

Un mexicano y un estadunidense fueron condenados por un tribunal de justicia de Nueva Zelanda a 19 y 17 años de cárcel, en el mayor caso de narcotráfico de cocaína en ese país.

El mexicano Agustín Suárez Juárez, de 46 años, cumplirá 19 años y nueve meses en prisión; el estadunidense Ronaldo W. Cook, de 58, 17 años y nueve meses, decidió la jueza Sarah Katz, del Tribunal Superior de Auckland, según la emisora Radio New Zealand.

El abogado del mexicano, Peter Kaye, pidió al tribunal que tomara en cuenta que su cliente iba a cumplir la sentencia en un país extranjero lejos de su familia, recomendación que la magistrada consideró al imponer la pena.

TE RECOMENDAMOS: La última llamada para los González Villarreal

Ambos condenados fueron detenidos en julio de 2016 en Nueva Zelanda, cuando intentaban salir del país en vuelo hacia Los Ángeles, Estados Unidos.

La cocaína, repartida en 35 paquetes de un kilo, llegó a Auckland oculta en el interior de la escultura de una cabeza de caballo que pesaba 330 kilos y que estaba adornada con diamantes.

La pieza de arte provenía de México vía Hong Kong y el servicio aduanero neozelandés descubrió su contenido y colocó un detector entre la droga.

Un tal Padrino, residente en suelo mexicano, organizó la operación en la que Cook, quien vive en Hawai, Estados Unidos, llevaba el nombre de El técnico y Suárez debía colocar la pieza.

Aún sigue prófugo Henry Anchondo, apodado Suzuki, que iba a comprar cinco kilos de cocaína y que al probar la mercancía abrió el paquete que contenía el detector.


RSE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.