• Regístrate
Estás leyendo: Clinton toma distancia de Obama: rechaza acuerdo Transpacífico
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 20:13 Hoy

Clinton toma distancia de Obama: rechaza acuerdo Transpacífico

"Por lo que he sabido, al día de hoy, no puedo apoyar este acuerdo", declaró la candidata demócrata a la Casa Blanca sobre el acuerdo de libre comercio negociado por el presidente de EU con once países del Pacífico.

Publicidad
Publicidad

AFP

La candidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton anunció su oposición al acuerdo de libre comercio desvelado esta semana y negociado por Barack Obama con once países del Pacífico, una sorpresa que debería entusiasmar a la izquierda estadunidense. "Por lo que he sabido, al día de hoy, no puedo apoyar este acuerdo", declaró la candidata a las primarias demócratas en un comunicado.

Hillary Clinton mencionó particularmente dos defectos en el acuerdo anunciado el lunes: la ausencia de sanciones contra los países acusados de manipular su moneda, y las medidas que dan demasiadas ventajas, según ella, a las compañías farmacéuticas en detrimento de los pacientes y los consumidores.

"Muchas veces, en el curso de los años, no hemos encontrado un buen equilibrio en los acuerdos comerciales", justifica la candidata. "No podemos dar el beneficio de la duda a los nuevos acuerdos. Los riesgos son demasiado elevados y, a pesar de nuestra buena voluntad, terminan por hacer más mal que bien a las familias estadounidenses, cuyos salarios apenas se han movido estos últimos años".

"He dicho desde el principio que tenía que ser un acuerdo comercial que cree buenos empleos en EU, aumente los salarios y mejore nuestra seguridad nacional y sigo creyendo que ese es el listón que tenemos que cumplir", dijo la ex secretaria de Estado.

"No creo que vaya a satisfacer el listón que he puesto", añadió más tarde en referencia al contenido del acuerdo comercial, en el que están involucrados, entre otros, países como Japón, Chile, Perú y México.

Este anuncio es especialmente sorprendente ya que Clinton, que fue secretaria de Estado de Barack Obama de 2009 a 2013, había defendido en el pasado el interés económico del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

Pero las presiones políticas sobre la candidata se acrecentaron desde que el senador Bernie Sanders entró en la carrera de las primarias y le arrebató su estatus de ultrafavorita.

Bernie Sanders, "socialista demócrata", es uno de los opositores más fervientes al TPP, como la mayoría del Partido demócrata, que teme por los empleos estadunidenses y que denuncia los acuerdos comerciales pasados con México o Corea del Sur.

El acuerdo TPP reúne a doce países (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam), y todavía tiene que ser ratificado. En Estados Unidos el Congreso tiene que pronunciarse al respecto, pero la votación no tendrá lugar hasta el año próximo, en plena campaña de las elecciones primarias.

Giro a la izquierda

La postura de Clinton supone un nuevo giro de la demócrata hacia la izquierda y otro desacuerdo con el Gobierno del presidente, Barack Obama, del que formó parte como secretaria de Estado durante su primera legislatura (2009-2013), cuando las negociaciones sobre el TPP ya estaban en marcha.

El Partido Republicano no tardó en criticar ese "cambio de posición", en palabras del presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, que atribuyó las "penosas divagaciones de Clinton sobre el TPP" a su propia "conveniencia política". Otro de los aspirantes demócratas a la Presidencia, el ex gobernador de Maryland Martin O'Malley, criticó también a Clinton.

"¡Ese sí que es un giro! Yo llevo meses y meses en contra del TPP (...) Clinton puede justificar su propio cambio de opinión en esto, pero yo no tenía una opinión hace 8 meses y la he cambiado en vísperas del debate (demócrata del próximo 13 de octubre)", dijo O'Malley en declaraciones a periodistas en Washington.

Por su parte, el principal rival de Clinton en las elecciones primarias demócratas, el senador Bernie Sanders, evitó criticar a la ex secretaria de Estado y celebró su nueva posición.

"Me alegro de que llegara a esa conclusión. Esa es una conclusión a la que yo llegué el primer día (...) y trabajaré todo lo que pueda en el Senado para derrotar esa legislación", aseguró Sanders a periodistas en un acto del Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI), donde habló junto con O'Malley.

Desde que los contenidos del tratado fueran cerrados este lunes en Atlanta (EU), Obama ha iniciado una campaña para lograr el consentimiento del Congreso, que tiene 90 días hábiles para su consideración, pero donde encontrará la oposición de algunos legisladores de su partido, el Demócrata.

El TPP, que aún debe ser aprobado en los parlamentos de los doce países firmantes para entrar en vigor, es un elemento clave de la política exterior de Obama, que busca priorizar la relación con la región de Asia-Pacífico para hacer frente a la influencia de China.

Los defensores del TPP, entre ellos la mayoría republicana que controla hoy el Congreso, argumentan que este acuerdo abre nuevos mercados a los productos estadunidenses y eso repercutirá favorablemente en los trabajadores del país. Sus detractores, por contra, argumentan que el TPP generará pérdidas de empleos en EU en beneficio de países con salarios más bajos.

Cuando entre en vigor, el TPP eliminará las tarifas para la importación de vehículos extranjeros si al menos un 45 % está producido en los países de la región, además de liberalizar parte de los sectores agrícolas de naciones altamente proteccionistas como Japón o Canadá.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.