Al menos 6,553 civiles sirios murieron en bombardeos del régimen en 2014

Los ataques de aviones y helicópteros castrenses, que arrojaron barriles de explosivos, causaron el año pasado más de 40 mil heridos, más de la mitad de los fallecidos se registraron en Alepo.
Ciudadanos sirios observan a aviones que bombardean la ciudad de Raqa, feudo del Estado Islámico
Ciudadanos sirios observan a aviones que bombardean la ciudad de Raqa, feudo del Estado Islámico (Reuters)

Beirut

Al menos 6,553 civiles murieron en 2014 por los ataques de la aviación del régimen de Bashar al Asad en Siria, según un recuento publicado hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. De ese total de víctimas mortales, al menos 1,814 eran menores y 965 mujeres.

De acuerdo con esta ONG, los bombardeos de aviones y helicópteros castrenses, que arrojaron barriles de explosivos, causaron el año pasado más de 40 mil heridos, algunos con lesiones permanentes. Conforme a los datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, más de la mitad de los fallecidos se registró en la provincia septentrional de Alepo.

Los meses más mortíferos fueron febrero y septiembre, con 811 y 712 fallecidos, respectivamente. Con estas cifras, los muertos por ataques aéreos de las autoridades suponen el 35 % del total de personas que perdieron la vida en 2014 en Siria, cuyo número asciende a 76,021, según el Observatorio.

El pasado 22 de febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución en la que pedía a todas las partes "cesar de inmediato los ataques contra civiles", los bombardeos indiscriminados de áreas pobladas y "el uso de barriles de explosivos".

El Observatorio reiteró su llamamiento a la Secretaría General y al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU para que presionen al Consejo de Seguridad con el fin de que presente los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en el país árabe a la Corte Penal Internacional para que se juzgue a sus autores. 

Avance rebelde en Alepo

Los rebeldes avanzaron este lunes por el extrarradio nororiental de la ciudad de Alepo, la mayor del norte de Siria, donde causaron al menos veinte muertos o heridos en las filas de las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Insurgentes del Frente Levantino y el Ejército de los Emigrantes y los Seguidores tomaron el control de la zona de Manashir al Barich, en el acceso noreste de la urbe, en un intento de hacerse con el dominio de las áreas que les separan del cercano monte Barich, en manos de los opositores.

Si los rebeldes logran unir ambas zonas pueden cortar la vía de suministros del régimen que pasa entre la prisión central de Alepo y los distritos de Handarat y Al Malah, en esa parte de la periferia de la población.

Mientras tanto, prosiguen en ese lugar los choques iniciados la pasada medianoche entre los efectivos gubernamentales, que están respaldados por milicianos chiítas iraníes y afganos, y los rebeldes. En un video publicado en internet, el Frente Levantino confirmó que sus hombres han conseguido controlar Manashir Barich y Mayabel al Asuad.

En la grabación puede verse a los insurgentes caminando entre los escombros de casas derruidas y restos de la batalla. El acceso noreste de Alepo es escenario de combates desde hace meses, ya que si las autoridades recuperan su control cortarían, por su parte, una de las principales líneas de aprovisionamiento de los rebeldes que se encuentran en el interior de la localidad.

Alepo fue blanco de una gran ofensiva de los opositores en julio de 2012 y de otras operaciones importantes en septiembre, lo que les permitió dominar amplias partes de la ciudad, aunque no lograron hacerse con su control total. El territorio sirio es escenario de un conflicto desde marzo de 2011 que ha causado más de 200 mil muertos, según la ONU.