El cielo, “límite” de Michelle Obama a sus 50

La primera dama celebra su cumpleaños satisfecha de su rol en la Casa Blanca, al combatir la obesidad infantil, pero sobre todo como “mamá en jefe” de sus dos hijas y esposa ejemplar.
El mandatario pidió ayer felicitar a su mujer en este día.
El mandatario pidió ayer felicitar a su mujer en este día. (Kevin Lamarque/AP)

Washington

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, cumple hoy 50 años y nunca ha estado mejor que ahora, según los que la conocen bien, ya que saborea “relajada” los logros de sus campañas contra la obesidad infantil y a favor de los veteranos.

Pero, como ella misma dice, su labor más importante es la de “mamá en jefe” de sus dos hijas, Malia y Sasha, cuyas rutinas escolares y de ocio supervisa cada día y a las que asesora sobre estilo y moda con mucho acierto, según los expertos.

Nacida en Chicago el 17 de enero de 1964 y graduada en derecho por Harvard, Michelle se siente muy bien en esta etapa de su vida, en la que está recogiendo los frutos de la “energía” dedicada a sus labores como primera dama.

En una entrevista concedida a la revista People con motivo de su cumpleaños, Michelle confiesa que en este momento de su vida “el cielo es el límite” y por eso seguirá buscando maneras de “tener impacto” como madre y como profesional cuando deje la Casa Blanca dentro de tres años.

“Siempre he sentido que mi vida está en continua evolución. Tendré cincuenta y pico de años cuando deje la Casa Blanca y hay muchas cosas que aún debería hacer. No tengo derecho a acomodarme simplemente en mis privilegios”, afirma. También cuenta que, “ahora mismo”, no se imagina sometiéndose a una operación de cirugía estética, aunque aclara que ha aprendido a “nunca decir nunca” y que no está “obsesionada” con lo que come, pero sí come diariamente verduras y frutas y practica deporte de forma habitual.

Al poco de llegar a la Casa Blanca, la primera dama montó un huerto en los jardines de la residencia presidencial y desde 2010 es la cabeza visible del programa “Let’s Move!” (“Movámonos”), orientado a que los niños tengan una dieta saludable y hagan ejercicio para reducir los índices de obesidad infantil en el país.

En agosto pasado, un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que, por primera vez en muchos años, está registrándose un descenso en las tasas de obesidad infantil, en particular en 18 estados de la Unión Americana.

No obstante, uno de cada ocho preescolares en EU es obeso y la proporción es aun mayor entre los niños negros e hispanos, por lo que la primera dama sigue “muy comprometida” con esa campaña.

Igualmente comprometida está con un programa de apoyo a los veteranos de guerra y sus familias, que impulsa en compañía de Jill, la esposa del vicepresidente Joe Biden, y que generó ya 380 mil empleos para esos militares y sus allegados.

Últimamente se ha involucrado además en los esfuerzos de su marido, Barack Obama, por mejorar la educación. Ayer mismo participó con él en un acto en la Casa Blanca para anunciar nuevas medidas para garantizar el acceso a la universidad a los estudiantes de bajos ingresos. Ella “aporta una pasión y una experiencia a este tema que son extraordinarias. Y yo no podría estar más orgulloso de la labor que ha hecho y seguirá haciendo en torno a estas cuestiones”, dijo Obama sobre su mujer, a quien no se cansa de alabar en público cada vez que tiene la oportunidad.

“Es su cumpleaños mañana. Y quiero que todo el mundo lo tenga en mente”, subrayó ayer el presidente.

Sobre cómo celebrará la primera dama tan señalado aniversario hay un mutismo absoluto por parte de la Casa Blanca, aunque en otras ocasiones los Obama han salido a cenar cuando uno de los dos cumplía años.

Lo que sí se sabe es que mañana habrá una fiesta informal en la Casa Blancal, para la cual Michelle dio a sus invitados las siguientes instrucciones: “Trae zapatos cómodos, come antes de venir y practica tus movimientos de baile”.

La prensa señala que Beyoncé cantará en la fiesta de Michelle y los rumores al respecto han crecido al conocerse que el marido de la artista, el rapero Jay Z, dará mañana un concierto en Washington.

Su regalo anticipado fue prolongar las vacaciones navideñas en Hawai en compañía de amigas como la popular presentadora Oprah Winfrey mientras el presidente —junto a sus hijas— regresaba a Washington para volver al trabajo.