Brasil ordena expulsar a 85 chilenos por invadir Maracaná

En caso de incumplir la orden, "los aficionados extranjeros estarán sujetos a la deportación sumaria por la policía federal", indicó el Ministerio de Justicia brasileño.
Los chilenos fueron rodeados por elementos de seguridad.
Los chilenos fueron rodeados por elementos de seguridad. (Tomada del Twitter del periodista León Krauze @Leon_Krauze)

Río de Janeiro

Las autoridades de Brasil dieron hoy un plazo de 72 horas para que salgan del país 85 chilenos que fueron detenidos por invadir el estadio del Maracaná, para asistir sin boletos al partido entre Chile y España.

"La policía federal informa que notificó a los 85 individuos que deben dejar el país en un plazo máximo de 72 horas", indicó el Ministerio de Justicia de Brasil en un comunicado emitido la noche del miércoles.

En caso de incumplir la orden, "los aficionados extranjeros estarán sujetos a la deportación sumaria por la policía federal", agregó la dependencia.

Las 85 personas detenidas formaban parte al parecer de un número mayor de aficionados -alrededor de 200-, que logró burlar la seguridad del estadio fluminense de Maracaná, forzar una de las entradas y acceder al recinto a través de la sala de prensa.

Algunos de ellos habrían logrado acceder a las gradas, mezclándose con las decenas de miles de hinchas chilenos, haciendo imposible que la seguridad privada de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) pudiera localizarlos.

Este es el segundo incidente grave que ocurre en el Maracaná en esta Copa del Mundo Brasil 2014 , después de que el domingo pasado, en el partido entre Argentina y Bosnia, unos 30 aficionados del equipo sudamericano lograron forzar el acceso y entraron sin boletos al campo.

La FIFA, a cargo de la seguridad de todos los estadios de la Copa, emitió este miércoles un comunicado en el que "condena estos actos" y anunció que "comunicará posteriormente las medidas que serán tomadas" para evitar nuevos casos, en especial porque la final se disputará en el Maracaná.

El diario brasileño Estado de Sao Paulo aseguró que el incidente ha "abierto una crisis" en la cúpula de la FIFA, que se puso a trabajar de inmediato con su secretario general, Jerome Valcke, para dar respuesta a lo sucedido.

El diario reporta que las autoridades brasileñas expresaron su malestar a la FIFA y llegaron a advertir que harán responsables a los máximos dirigentes del organismo por cualquier incidente mayor que pueda ocurrir en los partidos si no se toman medidas.