Mineros siguen protesta en Chile; pasarán Año Nuevo bajo tierra

Unos 70 trabajadores, que exigen al gobierno comprar el yacimiento y les ceda los derechos para volver a explotar el carbón, pasarán el fin de año a 60 metros de profundidad.
Trabajadores protestan en mina de carbón en Chile (Milenio Televisión )

Santiago de Chile

Unos 70 ex trabajadores de la mina del carbón Santa Ana, en Curanilahue, 500 kilómetros al sur de Santiago de Chile, pasarán el Año Nuevo a 60 metros profundidad en una protesta que se extiende por casi un mes para exigir la reapertura del yacimiento.

La mina fue cerrada porque no existen las condiciones mínimas de seguridad para su explotación, pero los mineros insisten que se puede reanudar la explotación si se invierten unos 770 mil dólares.

"Si no se encuentra una solución a este problema, los 'viejos' que están abajo han sido específicos y tajantes que seguirán encerrados aunque tengan que pasar ahí el Año Nuevo", declaró Addiel Jara, portavoz de los trabajadores.

Los mineros se reunirán con sus familiares, tal como lo hicieron en Navidad, y no descartan que algunos de ellos desciendan al yacimiento.

El gobernador de Arauco, Humberto Toro, insistió en que las autoridades mantienen "una conversación permanente con ellos a fin de encontrar una solución". "Pero para nosotros lo principal es que ellos salgan de la mina", señaló.

Alejandro Navarro, senador y precandidato presidencial del partido de izquierda País, acusó de "indolencia" a las autoridades de gobierno e insistió en "evaluar con suma urgencia" dos propuestas.

"La primera puede provenir de la estatal Corporación de Fomento de la Producción, ya que esta entidad tiene instrumentos para poder generar apoyo a la mina a cargo de los mineros", explicó.

Agregó que también "existe el llamado Fondo de Activo Fijo, enmarcado en la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento de la Presidenta Bachelet y que tiene como objetivo desarrollar y reactivar la economía, y que se ha aplicado como incentivo tanto en turismo, como en el plano forestal".

"Hemos pedido que se active este Fondo para la mina, como un instrumento financiero que permita, por ejemplo, reponer los rieles, comprar la indumentaria de seguridad y otros aspectos, que harían suplir en gran medida los requerimientos necesarios para echar a andar la mina nuevamente", explicó.

La mina fue cerrada en 2015 después de que su propietario dejara de pagar los salarios. Posteriormente el servicio nacional de geología y minería, Sernageomin, la clausuró.

Los mineros exigen que el gobierno compre el yacimiento a su dueño privado y les ceda sus derechos a fin de volver a explotar el carbón formando una cooperativa. 

El gobierno indicó que ha destinado el equivalente a unos 18 mil 500 dólares por cada minero para capacitarles en otros rubros y diversos beneficios. Pero los ex trabajadores de Santa Ana no quieren cursos, ni subsidios sino ayudas para poder seguir trabajando en la mina.


jamj