China cesa a un canciller asistente por presunta corrupción

Zhang Kunsheng es "sospechoso de violar la disciplina y está siendo investigado", señaló la cancillería en un comunicado divulgado por la prensa local solo con esa información.

Beijing

El ministerio chino de Relaciones Exteriores anunció hoy el cese de uno de sus cuatro cancilleres asistentes, Zhang Kunsheng, por "presunta violación a la disciplina", forma de referirse a la corrupción.

Se trata de una nueva acción de la política del actual gobierno chino contra la corrupción, que casi de manera cotidiana sanciona a funcionarios.

Zhang es "sospechoso de violar la disciplina y está siendo investigado", señaló la cancillería en un comunicado divulgado por la prensa local solo con esa información.

Los cancilleres asistentes, cuatro en total, se ubican debajo de los vicancilleres. Zhang era responsable de protocolo y fue reemplazado por Qin Gang, que laboraba como portavoz del ministerio, y a su vez será sustituido por Liu Jianchao, antes canciller asistente.

El presidente chino Xi Jinping aplica una política contra la corrupción desde que asumió el cargo hace dos años, pues afirma que es un problema tan grave que puede afectar la capacidad del Partido Comunista (PCCh) para mantener el poder.

Previo a las fiestas de este mes, el comité Central del PCCh advirtió junto con el Consejo de Estado que los funcionarios públicos deberían de ser frugales y no "caer en la tentación de la corrupción".

La advertencia precisó que bonos no establecidos de manera legal, banquetes, asistencia a clubes privados así como viajes o actividades recreativas con dinero público estaban "estrictamente prohibidos".

Desde que Xi asumió la presidencia china, ese tipo de advertencias se han vuelto norma antes de festividades como la de Mediados de Otoño, de la Fiesta Nacional, Año Nuevo y Festival de Primavera.

Hasta fines del pasado noviembre, los funcionarios chinos castigador por infringir este tipo de reglas sumaban 96 mil 788, afirmó la agencia Xinhua.

Entre los sancionados se registran casos insólitos, como el sucedido en Nanyang, en la central provincia de Henan, donde más de 20 funcionarios fueron castigados esta semana por aceptar cada uno vales por 500 yuanes, unos 80 dólares.

Los vales les fueron entregados en una fiesta organizada por una empresa de bienes raíces acusada de contratar presuntos pacientes de sida o portadores del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Los pacientes de sida o portadores del virus amenazaban a propietarios que se negaban a aceptar la demolición de sus construcciones en favor de la empresa que dio los vales.