Sin Putin, Rusia inaugura catedral ortodoxa en París

La catedral está a la orilla del río Sena y fue diseñada por el arquitecto Jean-Michel Wilmotte; el presidente ruso, Vladimir Putin, debido a las tensiones con el gobierno francés. 
El centro cuenta con oficinas de servicio cultural de la embajada de Rusia y una escuela bilingüe franco-rusa  para 150 estudiantes.
El centro cuenta con oficinas de servicio cultural de la embajada de Rusia y una escuela bilingüe franco-rusa para 150 estudiantes. (Reuters)

París

Rusia inauguró hoy su nueva catedral ortodoxa en pleno corazón de París, a pesar de la notoria ausencia de su presidente, Vladímir Putin, quien canceló desde la semana pasada su viaje a la capital francesa por tensiones con el Gobierno de François Hollande.

TE RECOMENDAMOS: Persisten ataques en Alepo previo a la reunión Rusia-EU

La monumental iglesia es "testimonio de la solidez de las relaciones bilaterales franco-rusas", aseguró, sin embargo, durante el evento el ministro de Cultura ruso, Vladímir Medinski, en representación de Putin.

La catedral, insertada dentro de un gran "centro espiritual y cultural ortodoxo ruso", fue diseñada por el arquitecto Jean-Michel Wilmotte y construida a pocos pasos de la orilla del río Sena y el muelle de Orsay.

El centro cuenta, además, con 200 espacios y departamentos, oficinas de servicio cultural de la embajada de Rusia y una escuela bilingüe franco-rusa con capacidad para 150 estudiantes.

El complejo ocupa un terreno de más de 4 mil metros cuadrados entre la Torre Eiffel y el Palacio Nacional de los Inválidos, donde antes se ubicaba el Instituto de Meteorología de Francia.

El solar estaba valorado en unos 170 millones de euros, financiados en su totalidad por el gobierno ruso.

A la ceremonia de inauguración asistieron la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el diputado de extrema derecha Gilbert Collard y el secretario para las relaciones con el Parlamento, Jean-Marie Le Guen.

Putin, quien había previsto una visita a París para asistir a la inauguración de la catedral, decidió cancelar su viaje por diferencias surgidas con su homólogo francés, François Hollande, relacionadas con la guerra en Siria.

Las tensiones se dieron tras el veto por parte de Moscú a una resolución impulsada por Francia en el Consejo de Seguridad de la ONU para impulsar un alto al fuego en la ciudad siria de Alepo.


FLC