En una carta, 120 ulemas acusan a yihadistas del EI

Eruditos sunitas de diversos países exigen al grupo Estado Islámico “cesar sus atrocidades”, que violan el pacifismo del islam.
Continúa el éxodo de habitantes kurdos sirios de Suruc a Turquía, que huyen de los yihadistas del EI.
Continúa el éxodo de habitantes kurdos sirios de Suruc a Turquía, que huyen de los yihadistas del EI. (Murad Sezer/Reuters)

El Cairo, Nueva York, París

En una carta abierta dirigida al autoproclamado califa iraquí Abu Baker Bagdadi, 120 ulemas sunitas de todo el mundo denunciaron que su grupo Estado Islámico (EI) viola los preceptos del islam con sus matanzas y persecuciones de otras comunidades religiosas.

En el texto, difundido ayer, los eruditos islamistas instan a Bagdadi a rectificar y le recuerdan que el islam prohíbe “matar a inocentes, diplomáticos, periodistas y trabajadores humanitarios”, entre otros.

Basados en versículos del Corán, afirman que el islam no permite “dañar o maltratar” a los cristianos o a cualquier fiel de los credos monoteístas, entre ellos yazidíes, una de las comunidades más afectadas por el EI en Irak.

Sobre la yihad o “cruzada santa”, insisten en que es una “guerra defensiva” que solo se puede dar con una “causa, propósito y normas de conducta correctas”.

Los religiosos acusan al EI de tergiversar el Corán y los hadices (dichos y hechos del profeta  Mahoma), al haber impuesto leyes citando solo algunas partes de versículos del texto sagrado y omitiendo otras, además de que está prohibido declarar un califato sin el consenso de todos los musulmanes.

Los firmantes, entre ellos de Egipto pero también occidentales, son líderes y profesores de institutos religiosos, miembros de los organismos que dictan las fatuas (edictos) e incluso muftís (máxima autoridad religiosa de cada país).

El papa Francisco, acusado por el EI de “portar la verdad falsa” al avalar los ataques aéreos en Irak, exhortó en agosto a los líderes islámicos a condenar las prácticas brutales del EI.

Sobre el tema, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, advirtió ayer en la 69 Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York sobre el avance del extremismo, cuyo “único objetivo” es la “destrucción de la civilización, aumentando la islamofobia y abonando el terreno para más intervenciones de fuerzas.

Presionado por Estados Unidos y otras potencias a involucrarse en la ofensiva contra el EI y otros grupos terroristas en Irak y Siria , Rohaní condicionó su apoyo a un acuerdo nuclear definitivo con las potencias del Grupo 5+1.

Pero advirtió a EU que si la coalición que impulsa en Irak y Siria busca “continuar su hegemonía” en Oriente Medio estaría cometiendo otro “error estratégico”, como los que Occidente “ha repetido en los últimos años” y que para Irán son en gran parte “los causantes de la actual situación.”

“Ciertos países han ayudado al crearlo (el extremismo) y ahora son incapaces de frenarlo, mientras nuestros países pagan el precio”, dijo y añadió que “ciertas agencias de inteligencia han puesto espadas en manos de dementes de los que ahora nadie está a salvo”.

Ayer, el ejército sirio anunció que recuperó el control de la localidad de Adra, al norte de Damasco, tras combates con combatientes islamistas, entre ellos miembros del Frente Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria.

En París, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, dijo que la acción militar de su país contra el EI tiene como prioridad Irak, pero aceptó que “se plantea” la posibilidad de hacer lo mismo en Siria. Francia decretó tres días de duelo tras el degüello del montañista Hervé Gourdel por yihadistas ligados al EI en Argelia, ex colonia francesa donde viven 30 mil franceses.

La creciente inestabilidad en el mundo y el avance del extremismo fueron las grandes preocupaciones expresadas ayer por los líderes que intervinieron en el segundo día de la Asamblea General de la ONU.

“El mundo es hoy un lugar mucho más peligroso que cuando nos reunimos aquí el año pasado”, dijo en nombre de la Unión Europea,  Herman van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, quien habló del “terrible verano de 2014”.

:CLAVES

CAMERON, A LA GUERRA

El Parlamento británico se pronunciará hoy por la moción aprobada ayer por el premier británico, David Cameron, para que el país integre la coalición militar contra el EI en Irak.

Cameron acordó con su gabinete un texto que es una “clara base legal” para unirse a los bombardeos, solicitados por el premier iraquí Haider Abadi, dijo Cameron.

El texto aclara que Londres “no será parte de los ataques aéreos a Siria”, donde el gobierno de Bashar Asad enfrenta al EI, pero también a la oposición interna alentada por EU y Europa.