Plumas y lentejuelas invaden las calles de Londres

Cientos de personas asisten al tradicional desfile que se realiza como parte del carnaval de Notting Hill, que congrega a cientos de participantes de la comunidad afro-caribeña.

Londres

Las plumas y la purpurina invaden las calles de Notting Hill en Londres durante el segundo día de su célebre carnaval, una fiesta callejera dedicada a la cultura caribeña y una de las más grandes de Europa.

Bailarines con vestidos despampanantes y tocados con plumas tomaron las calles de este barrio chic del oeste de la capital británica, donde a finales de los años 50 residían los migrantes procedentes del Caribe.

Los organizadores esperan casi un millón de personas en este carnaval de dos días, que congrega a cientos de participantes procedentes de la comunidad afro-caribeña, especialmente de Jamaica, Barbados o Trinidad y Tobago.

La primera jornada de festejos estuvo protagonizada el domingo por el tradicional cortejo infantil, antes del gran desfile de hoy, día festivo en Inglaterra.

Las previsiones meteorológicas anuncian tormenta durante este desfile de casi 5 kilómetros, en el que bailarines vestidos con exóticos trajes mueven sus cuerpos al ritmo de los 60 grupos de música.

"Es una buena ocasión para los niños de ver algo diferente, de relacionarse con gente diferente y de experimentar sabores, olores, sonidos y bailes", comenta William Medley, un trabajador de 35 años del sector de la tecnología.

El carnaval también es famoso por sus agresiones y robos aislados.

En este sentido, la policía informó el domingo de la detención de 92 personas por robos y agresiones. En el marco de una "operación de lucha contra bandas, traficantes de droga y cualquier delito pudiendo afectar al carnaval", 143 personas han sido detenidas durante esta semana.

"Lamentablemente, a causa del gran número de personas atraídas por este acontecimiento, siempre habrá alguien que lo vea como la ocasión de cometer un crimen", declaró el domingo Robyn Williams, portavoz de Scotland Yard.

Más de 6 mil policías se desplegaron el domingo y más de 7 mil agentes vigilan hoy el desfile de los adultos, generalmente más conflictivo.

El carnaval de Notting Hill comenzó a principios de los años 60, tras una serie de enfrentamientos étnicos en este barrio de Londres entre blancos y migrantes del Caribe. Se trata del segundo carnaval más grande del mundo después