Tres altos cargos chinos, sancionados por tener tigres de "mascotas"

Al menos ocho tigres siberianos estaban encerrados en sus casas, lo que se descubrió al morir uno de los felinos tras caer desde la terraza de un edificio en la ciudad de Qingdao.

Pekín

Tres altos cargos de la ciudad oriental china de Qingdao fueron multados por tener al menos ocho tigres siberianos encerrados en sus casas como mascotas, algo que se ha sabido a raíz de que uno de estos felinos muriera al caer desde la terraza de un edificio, informó hoy la prensa de Pekín.

Los sancionados son miembros de la Asamblea Popular de la ciudad y han recibido una multa de tres mil yuanes cada uno (480 dólares, o 450 euros), destacó el diario Beijing News.

El pasado mes de febrero, uno de esos tigres en cautiverio murió tras precipitarse desde lo alto de un edificio de once pisos, al parecer asustado por el ruido de los fuegos artificiales que se suelen lanzar en el país por las fiestas del Año Nuevo Chino.

Tras investigarse el extraño incidente, se descubrió que el tigre era cuidado por un empresario local, Yang Wenzheng, y que a él se lo había dejado el cuidador de una reserva natural cercana, Cui Jinguang, quien tenía varios de estos animales y no podía pagar la manutención de todos ellos.

Ambos eran legisladores locales y han sido objeto de la sanción, así como Zhang Fucai, el tercer sancionado, un trabajador del sector forestal que cuidaba de otro tigre adulto y tres cachorros.

Ninguno de los tres tenía licencia para cuidar estos animales, por lo que los siete ejemplares bajo su cargo supervivientes fueron puestos a disposición de las autoridades, y además dos funcionarios del buró forestal local fueron destituidos por negligencia.

Los tigres siberianos son uno de los mamíferos en mayor peligro de extinción en todo el mundo, con apenas 450 ejemplares en libertad en zonas de Rusia, China y la península Coreana.