• Regístrate
Estás leyendo: Cardenal Ortega encabeza procesión de la Patrona de Cuba
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 16:51 Hoy

Cardenal Ortega encabeza procesión de la Patrona de Cuba

Miles de cubanos participaron anoche en el desfile religioso en honor de la Virgen de la Caridad, en el que manifestaron su alegría por la próxima visita del papa Francisco a la isla caribeña.

1 / 6
Publicidad
Publicidad

El cardenal Jaime Ortega encabezó ayer una procesión en honor de la Virgen de la Caridad, la Patrona de Cuba, a la que pidieron "paz y amor", y en la que los fieles expresaron su alegría por la próxima visita del papa Francisco a la isla caribeña.

Posterior a la procesión, que se repite cada 8 de septiembre en homenaje a esta virgen, la más venerada por los cubanos, se celebró una misa en la iglesia que lleva su nombre, que estuvo oficiada por el cardenal Jaime Ortega, la máxima autoridad católica de la isla.

Durante su homilía, Ortega recordó que el papa es "muy devoto de la Virgen de la Caridad del Cobre", y por eso esa imagen mariana estará a la derecha del altar en todas las misas que oficie Francisco, quien visitará La Habana, Holguín y Santiago de Cuba entre el 19 y el 22 de este mes.

La procesión partió poco antes del anochecer desde el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, en el empobrecido municipio de Centro Habana, y participaron varios miles de fieles, buena parte de ellos vestidos de amarillo, el color que la identifica.

"Santo Padre, gracias por venir; Santo Padre, te abrazamos", corearon los fieles durante la procesión, acompañada por una banda instrumental y niñas vestidas de ángeles y niños disfrazados de 'mambises', los patriotas cubanos en las guerras de independencia en el siglo XIX.

La Virgen de la Caridad, que en el culto africano es Ochún, deidad de los ríos, es adorada por católicos y santeros en un país donde el sincretismo religioso se remonta a la colonia española.

La procesión estuvo cargada de emoción ante la visita del papa argentino, quien llegará a La Habana el 19 de septiembre, en una gira a Cuba y Estados Unidos, países que él ayudó a reconciliar. Francisco será el tercer pontífice que visite la isla en 17 años.

Vestidos de amarillo, el color que identifica a esta virgen, miles de católicos siguieron en procesión la imagen de 36 centímetros de la Caridad del Cobre, de rostro mestizo y con manto dorado; a la que tiraron pétalos de girasoles y aplaudían a su paso.

"Para nosotros es muy importante la Virgen de la Caridad. Le tenemos mucha fe y es una bendición estar aquí rindiéndole culto a nuestra patrona", señaló a Efe María Regla Frías, una devota que acude todos los años a la procesión.

Para la religiosa María Antonia Llano, el 8 de septiembre es un "día muy especial" porque se venera "con amor, respeto y una fe muy profunda" a la Caridad del Cobre, "nuestra madre, nuestra patrona", que "nunca nos ha abandonado".

"Además este año tenemos una gran alegría y dicha porque nos ha traído la visita del tercer papa, quien nos va a traer amor, alegría y mucha esperanza", dijo sobre la visita de Francisco.

"Vi a Juan Pablo II, vi a Benedicto XVI y Dios me da la oportunidad de poder ver al papa Francisco", dijo a la AFP una mujer que se identificó como Luisa de la Caridad.

"Ahora viene Francisco que es nuestro papa, es el que más ha ayudado a nuestro país. Quién iba a pensar en todo lo que está pasando, las relaciones con Estados Unidos", indicó José Ángel Ramírez, un jubilado del sector petrolero que ahora trabaja como "figurante" (extra) en películas cubanas.

Ramírez contó que todos los meses visita el Santuario de la Caridad, aunque aclaró que no es católico. "Es una contradicción, creo en la Virgen, pero no soy católico", expresó.

Muchos fieles llevaron ramos de girasoles a la Patrona de Cuba, cuyo principal templo se encuentra en el pueblo de El Cobre, cerca de Santiago de Cuba, en el oriente de la isla. Luego de la procesión, la imagen de la Virgen regresó al Santuario, donde el cardenal Ortega ofició una misa junto al párroco de la Caridad, Ariel Suárez, y otros sacerdotes.

Las procesiones estuvieron suspendidas desde los años 60 en la isla comunista, pero fueron restablecidas tras la visita de Juan Pablo II. El lunes se efectuó otra procesión en La Habana en torno al Santuario de La Virgen de Regla, que en el culto africano es Yemayá, la diosa del mar y la maternidad.

Durante la mañana, cientos de personas asistieron a la misa en honor a esta virgen que tuvo lugar en el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, oficiada por el Arzobispo de la diócesis, Dionisio García, que es también el presidente de la Conferencia Episcopal de la isla.

La principal cadena de la televisión estatal cubana, donde no se suelen trasmitir cultos católicos, emitió en directo esta misa, que en años anteriores se ha podido ver en canales secundarios.

La Virgen de la Caridad o "Cachita", como se la llama popularmente en la isla, es también conocida como la "Virgen Mambisa" porque los independentistas cubanos la veneraron durante su alzamiento contra la colonia española.

Debido al sincretismo que caracteriza el culto religioso en la isla, esta virgen también encuentra devotos en la santería y ritos afrocubanos, donde se asocia con Oshún, una deidad del panteón yoruba que representa las aguas dulces, el amor, la fertilidad y la sensualidad femenina.

Según la leyenda, en 1612 tres pescadores encontraron la imagen mariana flotando en las aguas de la Bahía de Nipe (este del país) sobre una tabla que decía: "Yo soy la Virgen de la Caridad".

Entre agosto de 2010 y diciembre de 2011 la Virgen recorrió unos 30 mil kilómetros y reunió a millones de cubanos a su paso, en su primer peregrinaje nacional tras la revolución de 1959.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.