Capitán del "Concordia" sube a bordo dos años después del naufragio

Francesco Schettino regresó a su navío en el puerto de la isla del Giglio, donde 32 personas murieron al hundirse el barco, y desmintió haber llorado al verlo y dijo que "quiero demostrar que no ...
El capitán del "Costa Concordia", Francesco Schettino (c), es escoltado en la cubierta del barco en el puerto de Giglio
El capitán del "Costa Concordia", Francesco Schettino (c), es escoltado en la cubierta del barco en el puerto de Giglio (AFP)

Isla del Giglio

El capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, subió hoy nuevamente a su barco en el puerto de la isla del Giglio, más de dos años después de haberlo abandonado durante el naufragio que causó 32 muertos. Schettino, con lentes negros y chaqueta de cuero, llegó en coche al puerto. Luego entró con su abogado Domenico Pepe en un hotel donde se celebra una reunión preliminar sobre la inspección del barco, a la que ha sido autorizado a asistir.

El capitán había llegado el martes por la noche a la pequeña isla toscana. Una vez allí se refugió con su abogado en una casa blanca de la parte alta del puerto. Schettino está procesado por homicidios múltiples por imprudencia, abandono de navío y daños causados al medio ambiente. En declaraciones citadas por la prensa italiana, el comandante, al que algunos apodan el "capitán cobarde", desmintió haber llorado al ver los restos del barco. "Quieren hacerme pasar por un débil, como hace dos años. Pero no soy así. Quiero demostrar (...) que no soy un cobarde", dijo.

Durante el naufragio, la noche del 13 de enero de 2012, un oficial de la capitanía del puerto de Livorno (centro), el capitán Gregorio de Falco, había ordenado a Schettino que volviera a su embarcación, que habia abandonado mientras se llevaban a cabo las operaciones para socorrer a los numerosos pasajeros. "¡Vuelve a bordo, caramba!", le gritó. La grabación de esa conversación fue difundida en el mundo entero. Por su parte, Schettino afirma que cayó en una chalupa y que se quedó en el muelle para "coordinar las operaciones de socorro".

"Lo que más marcó a la isla, fue cuando justamente Schettino bajó del barco la noche del accidente", comentó a la AFP el alcalde de Giglio, Sergio Ortelli. "Nosotros, más que los dos días de su presencia en la isla, lo que nos interesa son los dos años de operaciones de salvamento del buque, que esperamos terminarán lo antes posible, con una previsión de retirada a fines de junio", afirmó el alcalde. "Esta isla quiere recuperar su vida normal, el turismo", destacó.

El responsable de la extraordinaria operación para enderezar al crucero de lujo en septiembre pasado, Nick Sloane, quien también se encontraba hoy en la isla el jueves, confirmó que "el objetivo" para sacar al enorme mastodonte "sigue siendo fines de junio, si las condiciones meteorologicas lo permiten". La justicia ha autorizado a Schettino asistir a la segunda visita de expertos al barco, para examinar el generador de emergencia y el ascensor. Lo hará "en tanto que acusado y no como consultor" y por lo tanto "no podrá intervenir", precisó el juez.

Una primera visita de expertos, el 23 de enero, se saldó con la incautación de dos ordenadores que se encontraban en la sala de mandos. La noche del 13 de enero de 2012, el Costa Concordia, con 4,229 personas a bordo, entre ellas 3,200 turistas, navegó demasiado cerca de la costa y chocó contra los arrecifes, lo que provocó el naufragio.