"Ayúdenme, me comí algo malo... humanos"

Austin Harrouff, un joven de 19 años, pidió a los alguaciles que lo mataran tras encontrarlo mordisqueando el cadáver de un hombre al que había asesinado en agosto, según documentos de la corte.
Austin Harrouff, de 19 años, puede ser castigado con la pena de muerte.
Austin Harrouff, de 19 años, puede ser castigado con la pena de muerte. (AP)

Florida

El estudiante universitario de Florida acusado de asesinar, en agosto pasado, a cuchilladas a una pareja y mordisquearle el rostro al cadáver del esposo les dijo a los alguaciles: "Ayúdenme, me comí algo malo" y entonces admite que comió "humanos", mientras escupe un pedazo de carne, dicen documentos de la corte.

Austin Harrouff, de 19 años, les rogó además a los alguaciles que lo mataran luego que le apartaron del cadáver de John Stevens, de acuerdo con los documentos, obtenidos el lunes por el Palm Beach Post.

TE RECOMENDAMOS: Asesinan a familia en Florida en supuesto ritual de brujería

"Mátenme ahora, merezco morir", dijo Harrouff.

Harrouff está acusado de asesinato por el ataque del 15 de agosto a Stevens, de 59 años, y su esposa Michelle Mishcon, de 53, en las afueras de la casa de la pareja en Tequesta. Los fiscales dicen que van a pedirle al jurado que le encause por asesinato premeditado, que puede conllevar la pena de muerte.

Alguaciles dicen que encontraron al entonces fornido jugador de futbol americano universitario luciendo solamente ropa interior, haciendo ruidos animales y mordisqueándole el rostro a Stevens a la entrada de la casa.

El FBI está realizando análisis para determinar si Harrouff estaba drogado. Harrouff estuvo hospitalizado durante casi dos meses tras el ataque. Su padre dice que tenía el esófago quemado. El alguacil del condado Martin William Snyder dice que Harrouf pudiera haber ingerido substancias químicas de jardinería halladas en el garaje de la pareja.

Menos de una hora antes del ataque, Harrouff estaba cenando con su padre, su hermana y un amigo en un restaurante a uno 6.5 kilómetros de la casa de las víctimas cuando al parecer tuvo una discusión con su padre. En un video de seguridad se le observa saliendo tranquilamente del restaurante unos 45 minutos antes del ataque y la familia estaba preocupada.

Su madre, que no sabía del ataque, llamó a la policía para reportar al joven como desaparecido. Dijo que él había estado comportándose de manera extraña desde hacía una semana, diciendo que tenía súper poderes y había sido enviado a ayudar a la gente.

jamj