Ex candidato reitera críticas a Gobierno chileno tras fracaso electoral

Andrés Allamand, ex pre candidato presidencial del partido Renovación Nacional, afirmó que "algunas autoridades" deberían "sacarse la venda de los ojos" para poder corregir los errores que ...
Andrés Allamand, ex ministro de Defensa chileno y precandidato de la derecha
Andrés Allamand, ex ministro de Defensa chileno y precandidato de la derecha (EFE)

Santiago de Chile

El ex precandidato presidencial Andrés Allamand, que el sábado culpó al mandatario chileno, Sebastián Piñera, del fracaso de la derecha oficialista en los pasados comicios, señaló hoy que "algunas autoridades" del Gobierno "debieran sacarse la venda de los ojos" para corregir los errores. "Sería muy positivo que algunas autoridades de gobierno se sacaran la venda que tienen en los ojos porque si la verdad es que todo lo hicimos maravillosamente bien, fuimos el gobierno de excelencia, entonces ¿por qué nos fue tan mal?", señaló Allamand.

En conversación con los periodistas, el ex ministro de Defensa aseguró que está muy contento, "más allá de las descalificaciones personales que uno siempre sufre cuando dice las verdades", de haber instalado una discusión de fondo en la centroderecha gobernante en Chile. "Nosotros perdimos un millón y medio de votos en cuatro años y lo que es responsable es preguntarse qué cosas se hicieron mal. Quisiera que este análisis, al que he contribuido, se hiciera sin acusaciones personales que no vienen al caso", añadió.

Allamand, del partido de derechas Renovación Nacional, culpó a Piñera del fracaso electoral de la ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei en los comicios del pasado 15 de diciembre, en los que la socialista y opositora Michelle Bachelet resultó electa como presidenta chilena. "Es evidente que el principal responsable del fracaso electoral es el presidente Piñera y su Gobierno", afirmó Allamand en un duro análisis publicado por el diario La Tercera. Casi de inmediato llegó la respuesta de la ministra portavoz del Gobierno, Cecilia Pérez, al señalar que no tiene recuerdo de otro ministro "tan poco agradecido" como Allamand.

"Yo no tengo recuerdos, en ningún Gobierno, que un ex ministro haya sido tan poco agradecido con respecto al Gobierno al cual perteneció y con respecto al presidente que le dio la oportunidad de ser ministro de Defensa, que le dio la oportunidad de pelear en la vitrina para poder haber sido precandidato presidencial", dijo Pérez.

Añadió que "las palabras del ex ministro Allamand son producto de su frustración y no corresponden ni las críticas que le hace al Gobierno ni las críticas que le hace al presidente". El ex candidato presidencial y senador electo lamentó la respuesta de la ministra vocera de Gobierno y argumentó que hace falta una autocrítica de las autoridades.

"Debemos enmendar rumbos, para recuperar la confianza de la ciudadanía y para poder ser en el futuro nuevamente una alternativa de Gobierno. Deben asumir (el Gobierno) su responsabilidad en este fracaso", insistió Allamand tras participar en una reunión con dirigentes de base. En la entrevista del sábado, el ex ministro de Defensa se mostró convencido de que el Gobierno y la centroderecha "empezó a perder" el 11 de marzo del 2010 cuando Piñera inició su gestión.

Señaló que las razones en el fracaso electoral de su sector deben buscarse en el déficit político y en los graves errores de comunicación del Ejecutivo que llevaron a la derecha a perder un millón y medio de votos en cuatro años. El senador electo fue derrotado en las primarias del oficialismo por el exministro de Economía Pablo Longueira, que unos días después abandonó la candidatura presidencial a causa de una depresión y provocó que la derecha quedara desarbolada.

"Creo haber sido el primero en advertir que el menosprecio a los partidos le iba a pasar la cuenta al Gobierno. Dije que no podía pretender ganar las elecciones con los partidos y gobernar con un grupo de ejecutivos de empresas", enfatizó. La socialista Bachelet, apoyada por los partidos que conforman la Nueva Mayoría, obtuvo el 15 de diciembre un 62.16 % de los votos, mientras su oponente Matthei alcanzó el 37.83 % de los sufragios, cifra inferior a la votación histórica de la derecha que bordeaba el 40 %.