• Regístrate
Estás leyendo: Canal de Nicaragua pasará por lago Cocibolca, pese a críticas
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 12:01 Hoy

Canal de Nicaragua pasará por lago Cocibolca, pese a críticas

La concesionaria china HKND confirmó que la vía transoceánica atravesará en 2020 la segunda reserva de agua dulce de Latinoamérica y aseguró que puede manejar los efectos medioambientales negativos de la obra.

Publicidad
Publicidad

La concesionaria china HKND afirmó que el canal interoceánico de Nicaragua atravesará invariablemente el lago Cocibolca, la segunda reserva de agua dulce de Latinoamérica, y aseguró que puede manejar los efectos negativos de la obra, con base en un estudio ambiental que minimiza las críticas al proyecto.

"HKND está totalmente consciente de las problemáticas del lago y de la preocupación de la gente" pero "cree que se pueden manejar con éxito todos los riesgos", indica un resumen del estudio de impacto ambiental que HKND distribuyó este viernes a la prensa.

El canal, que se construye en el sur de Nicaragua y unirá el océano Pacífico con el mar Caribe, tendrá 276 kilómetros de longitud, por 230 a 520 metros de ancho, y 30 metros de profundidad.

El estudio, elaborado por la consultora británica Environmental Resources Management (ERM), fue divulgado esta semana, tres meses después que HKND lo entregara al gobierno nicaragüense.

"Desde el punto de vista técnico el estudio establece que el proyecto es factible", afirmó el asesor principal del proyecto del Canal, el australiano Bill Wild, al cotidiano Nuevo Diario. Ambientalistas han alertado sobre la posibilidad de un desastre ambiental si se usa el lago para un canal pero no habían reaccionado aún al informe de la ERM.

La china HK Nicaragua Development Investment (HKND) obtuvo en 2013 derechos exclusivos para construir y operar un canal de 278 kilómetros de largo en Nicaragua por 50 años, prorrogables por igual lapso.

El estudio modifica levemente la ruta original del canal que unirá al Pacífico y Atlántico de Nicaragua pasando por el Cocibolca, un espejo de agua de 8,264 km2 que alberga un archipiélago, dos islas y 400 islotes.

Según el informe de HKND, el lago se está deteriorando "aunque no haya canal" debido a un alto grado de sedimentación que recibe de afluentes, y corre el riesgo de empeorar por efecto del cambio climático.

Se hicieron "cambios al diseño original del canal para evitar y mitigar" los daños en cuencas, manglares, refugios silvestres y una parte de la playa del Pacífico donde desovan tortugas protegidas, subraya.

El estudio determinó, sin embargo, que la mayoría de las reservas ambientales de Nicaragua son solamente "reservas en papel" y que el proyecto del canal "podría ofrecer beneficios ambientales, sociales y económicos" para restaurarlas.

"El canal es la única forma realista de salvar lo que queda de las áreas boscosas de Nicaragua y restaurar las áreas degradadas", estimó la empresa china, que prometió efectuar estudios técnicos más detallados para garantizar el éxito de la obra, que estaría lista para 2020.

Según el diseño original, el proyecto supone generar enormes movimientos de tierra como consecuencia de excavaciones que generarán más de tres mil millones de metros cúbicos de materiales.

HKND decidió además reubicar trece kilómetros tierra dentro de las esclusas que tiene previsto colocar en la costa del Pacífico, debido al riesgo de sismos y maremotos existentes en la zona.

Afirmó asimismo que no atravesará la comunidad de El Tule, al sureste del lago de Nicaragua, uno de los puntos en que la población se movilizó con más ahínco contra el canal, en defensa de sus propiedades. Esa decisión supondrá un incremento del costo de la obra en 700 millones de dólares.

El megaproyecto, que se estima que insumirá alrededor de 50 mil millones de dólares, arrancó en diciembre con la apertura de unas vías accesorias en el Pacífico sur.

Veintisiete mil personas, desplazadas

Asimismo, un máximo de 27 mil personas, aglutinadas en 6,800 hogares, serán desplazadas por la construcción del canal, informó el martes el vicepresidente ejecutivo de la concesionaria china HKND, Kwok Wai Pang, durante el inicio de las consultas públicas sobre el proyecto.

"A lo sumo, 6,800 hogares serán afectados, no más (...), en el peor de los casos, las personas afectadas serán 27 mil, no medio millón", dijo Pang ante empresarios, representantes municipales, estudiantes universitarios, entre otros.

Entre los desplazados están "25 hogares o familias realmente indígenas (y) 337 colonos" de la Región Autónoma Caribe Sur (RACS), agregó el vicepresidente de la concesionaria a cargo del canal. Los desplazados serán reubicados a menos de trece kilómetros de sus viviendas originales, aunque algunos "estarán a 20 o 25 kilómetros", señaló.

Solamente serán reubicados quienes reciban una notificación de expropiación por parte del Gobierno, afirmó, pues HKND se ha propuesto comprar unas 30 mil hectáreas. "Solamente venimos a alquilar por un período de cien años y después de ese alquiler el canal va a ser de ustedes sin haber invertido", resaltó.

El jefe asesor del proyecto, Bill Wild, aseveró que los estudios de impacto ambiental y social demostraron que, si se siguen las exigencias del Gobierno local y de los organismos financieros internacionales, el canal tendrá un balance positivo.

El jefe asesor dijo que el reto no es tanto el aspecto social como el ambiental. Para lograr el balance positivo en lo ambiental, la concesionaria china ha descartado utilizar el agua del Gran Lago de Nicaragua.

HKND construirá el lago artificial Atlanta y el embalse Agua Zarca, que alimentarán el canal con aguas de la cuenca del río Punta Gorda, en el litoral Caribe, mientras que en el Pacífico se utilizarán aguas de la cuenca del río Brito, lo que evitará la salinidad en el Gran Lago, según la compañía.

La franja de 105 kilómetros de longitud del canal en el lago será dragada con un sistema de succión, para evitar que los sedimentos se dispersen en las aguas, y con la tierra obtenida se edificarán islas, para que sirvan como santuarios de aves. Acerca de las probabilidades de un derrame, Pang sostuvo que son improbables debido al escaso tráfico de embarcaciones por la zona.

Además, las esclusas tendrán reservorios de agua y estarán hechas con tecnología que protege las bombas nucleares para soportar colisiones de buques, así como terremotos de magnitud 9.0 en la escala de Richter, o bien eventos catastróficos con frecuencia de 1 en diez mil años, detallaron los representantes de HKND.

El puerto del Caribe será construido sobre una península artificial para no impactar la desembocadura del Punta Gorda, y el que se construirá en el Pacífico estará en tierra firme. Pang y Wild coincidieron en que los estudios de impacto ambiental se ampliarán, antes de excavar el cauce del canal y aplicar la reforestación.

Las consultas sobre el proyecto podrían prolongarse un mes y serán expuestas en algunos de los municipios más importantes de Nicaragua, según la Comisión del Gran Canal. La construcción, que inició en diciembre pasado, costará unos 50 mil millones de dólares y estaría lista a fines de 2019.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.