Camiones de basura con arena, 'barrera antiterror'

Además, la seguridad para el desfile de Acción de Gracias en Nueva York incluye equipos de agentes con armas de asalto, perros que detectan explosivos y detectores portátiles de radiación.
Fuerte resguardo policiaco para hoy.
Fuerte resguardo policiaco para hoy. (David Zalubowski/AP)

Nueva York

Los seguidores del desfile de Acción de Gracias, organizado por la tienda Macy's, que salgan hoy a las calles de Nueva York para ver pasar los globos de Bob Esponja y Snoopy pueden tener una vista menos agradable este año: camiones para la recogida de basura llenos de arena.

Más de 80 camiones del servicio de limpieza de la ciudad estarán estacionados en intersecciones y otros puntos estratégicos de los 4 kilómetros del recorrido para crear una imponente barrera física contra el terror. Los camiones pesan unas 16 toneladas vacíos y hasta el doble cargados de arena.

"Pueden atacar un camión lleno de arena del Departamento de Saneamiento de la Ciudad de Nueva York con muchas cosas, pero no lo van a mover", dijo John Miller, máximo responsable antiterrorista de la policía de la ciudad.

Aunque esta iniciativa no es nueva —se emplea para proteger la Torre Trump—, el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York dice que en el popular desfile jugarán un papel más importante ante el precedente de un ataque con camión en Niza, Francia, donde murieron más de 80 personas el pasado 14 de julio, y una publicación reciente en una revista del grupo Estado Islámico (EI) en inglés, que calificaba la cita como "un objetivo excelente".

Aunque atemorizador, las autoridades dicen que no hay confirmación de amenaza creíble y asumen que se trata de "guerra psicológica", por lo que han pedido insistentemente a los espectadores que no se queden en casa.

Además de los camiones, la seguridad para el desfile incluye equipos de agentes con armas de asalto, perros que detectan explosivos y detectores portátiles de radiación. Policías vestidos de civil se mezclarán entre la multitud y otros harán guardia desde las azoteas a lo largo del recorrido.

Estos esfuerzos llegan en un momento en que el mayor departamento de policía del país estira sus recursos para proteger la residencia del presidente electo, Donald Trump, en Manhattan.