• Regístrate
Estás leyendo: Cameron y Xi Jinping, en un pub para tomar cerveza y 'fish and chips'
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:07 Hoy

Cameron y Xi Jinping, en un pub para tomar cerveza y 'fish and chips'

El primer ministro británico y el presidente chino, de visita en el Reino Unido, conversaron distendidamente en el pub The Plough en Cadsden, a iniciativa del mandatario chino que quiso demostrar que es "un hombre del pueblo".

Publicidad
Publicidad

AFP

El primer ministro británico David Cameron llevó este jueves al presidente chino Xi Jinping, en visita de Estado, a un pub tradicional inglés para conversar distendidamente alrededor de unas cervezas y unas 'fish and chips'.

Los dos dirigentes, de traje pero sin corbata, bebieron sendas pintas de cerveza en el pub The Plough en Cadsden, cerca de la residencia del jefe del gobierno británico en Chequers, al noroeste de Londres.

"Fui a The Plough en Cadsden para tomar una pinta y unas 'fish and chips' con el presidente de China Xi", escribió después Cameron en su cuenta de Twitter, con una foto en la que se le ve hablando al líder chino, delante de una pared de ladrillo con varios fusiles de caza colgados.

El propietario del local, Steve Hollings, declaró a la AFP que los dos hombres hablaron durante tres cuartos de hora, y se mostraron "extremadamente amigables". El Sunday Times afirmó que la visita al pub fue idea de Xi. Según una fuente citada por el diario, es una forma de mostrar que "el presidente se ve como un hombre del pueblo".

El presidente chino efectúa una visita de Estado al Reino Unido centrada en cuestiones económicas, y que se ha traducido en la firma de contratos por valor de cerca de 40.000 millones de libras (54.600 millones de euros, USD 61.900 millones).

Despedida de la reina

De otra parte, la reina Isabel II de Inglaterra despidió hoy a Xi Jinping, en una ceremonia solemne en el palacio de Buckingham, donde el mandatario ha estado alojado durante su visita de Estado al Reino Unido.

Acompañada de su esposo Felipe, duque de Edimburgo, la soberana, de 89 años, dijo adiós a Xi y a su esposa, Peng Liyuan, en la entrada principal del palacio de Buckingham, en el centro de Londres, donde la pareja se ha alojado tres noches a invitación de la jefa del Estado.

Tras despedirse de sus anfitriones, Xi y Peng, que llegaron a la capital británica el pasado lunes, se dirigieron a sus próximos compromisos, antes de poner fin mañana a una visita de Estado al Reino Unido en la que se han firmado acuerdos comerciales y de inversión en energía nuclear.

Está previsto que hoy visiten la sede londinense de la empresa de comunicaciones por satélite Inmarsat y que asistan a una conferencia del Instituto Confucio, el instituto cultural chino, en el University College London. Más tarde cenarán con el primer ministro, el conservador David Cameron, en su residencia oficial campestre en Chequers, a las afueras de Londres.

Una portavoz de Cameron dijo que se espera que las conversaciones entre ambos, que ya se reunieron ayer en Downing Street, se centren "en asuntos internacionales".

Tras la reunión de ayer, el presidente de China anunció que Pekín invertirá seis mil millones de libras (8,160 millones de euros) en la construcción de la primera planta nuclear en el Reino Unido en dos décadas, un proyecto conjunto con la francesa EDF que estará concluido en 2025.

Cameron calificó de "histórico" el acuerdo, que cederá a la estatal china CGN una participación del 33.5 % en el estratégico reactor nuclear de Hinkley Point C, en el suroeste de Inglaterra, mientras que Xi aseguró que quiere llevar la relación con el Reino Unido "a nuevas alturas".

Durante su viaje a este país se han cerrado contratos comerciales bilaterales por valor de unos 30 mil millones de libras (40,800 millones de euros), según fuentes oficiales.

La visita de Estado de Xi concluye mañana, cuando se prevé que visite la Universidad de Manchester, antes de partir a su país desde el aeropuerto de esa ciudad del norte de Inglaterra.

Además de los lucrativos acuerdos, su estancia en el Reino Unido se ha visto marcada por las manifestaciones de opositores al régimen de Pekín y críticas a Cameron por no haber planteado con más firmeza la preocupación por el estado de los derechos humanos en China.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.