Candidato socialista de Brasil muere en avionazo

Eduardo Campos, candidato del PSB a la presidencia en los comicios del 5 de octubre, falleció al estrellarse la avioneta en que viajaba en la ciudad de Santos, la presidenta Dilma Rousseff ...

Sao Paulo, Brasil

El candidato socialista a la presidencia de Brasil, Eduardo Campos, murió hoy a los 49 años en un accidente aéreo en Santos (sureste), en una tragedia que altera el escenario político para los comicios de octubre.

Campos, tercero en las encuestas para las elecciones del 5 de octubre y compañero de fórmula de la ecologista Marina Silva, viajaba en un jet ejecutivo Cessna 560XL que trasladaba a siete personas y cayó sobre un gimnasio y viviendas de la ciudad portuaria de Santos, a 75 km de Sao Paulo. No hubo sobrevivientes.

Con una extensa trayectoria política como ex gobernador de Pernambuco, ministro y diputado, el presidenciable socialista proponía una tercera vía al Partido de los Trabajadores (PT, en el poder) y al Partido de la Socialdemocracia (PSDB, oposición), que gobiernan el país desde hace dos décadas.

La muerte inesperada de Campos deja en jaque al Partido Socialista de Brasil y puede afectar el resultado de las elecciones. En teoría, Marina Silva podría asumir el lugar de Campos si el PSB se lo pide, y hasta ser una rival más importante que él para la presidenta Dilma Rousseff y el opositor Aecio Neves, primera y segundo en las encuestas respectivamente.

Rousseff decretó luto oficial de tres días y suspendió sus actividades de campaña electoral por el mismo período. "Brasil entero está de luto, perdimos hoy a un gran brasileño", dijo la mandataria en una nota oficial. "Estoy tristísima", agregó Rousseff sobre Campos, que fue durante años un gran aliado del gobierno del PT y que estaba casado y tenía cinco hijos, el menor de seis meses.

Marina Silva confesó visiblemente emocionada que su "profunda tristeza". "Fueron diez meses de intensa convivencia" luchando por "la esperanza de un mundo mejor, más justo", añadió la conocida ambientalista evangélica de 56 años.

Inicialmente Marina Silva, ex ministra de Medio Ambiente de Lula, nacida en una comunidad de extracción de caucho de la Amazonía y analfabeta hasta los 16 años, quería ser candidata a la presidencia en las elecciones de octubre. Pero no consiguió inscribir a su partido Red Sustentabilidad ante el máximo órgano electoral, y el año pasado decidió por ello acompañar a Campos en el PSB.

En 2010, Silva ya fue candidata a la presidencia y obtuvo el tercer lugar, con casi 20% de los votos. La última encuesta Ibope, difundida el 22 de julio, dio a Rousseff como favorita para la reelección, con un 38%, seguida por su principal rival, Neves, con un 22%. En tercer lugar se ubicaba Campos, con un 8%.

Sondeos anteriores, no obstante, señalaban que si Marina Silva fuese la candidata presidencial, y no Campos, pasaría a una segunda vuelta contra Rousseff en lugar de Neves, con un triunfo final para la actual mandataria. La Bolsa de Sao Paulo, la mayor de Latinoamérica, llegó a caer 2% tras la noticia del accidente a raíz de la incertidumbre del mercado sobre el panorama electoral, aunque se recuperó un poco al final de la jornada para cerrar en baja de 1.53%.

"Aún es temprano para evaluar el impacto electoral que tendrá la tragedia (...) pero naturalmente los inversionistas se están preguntando lo que ocurrirá si Marina entra en la contienda presidencial", indicó el economista André Perfeito, de la consultora Gradual Investimentos.

La aeronave que trasladaba a Campos, dos de sus asesores, un videasta, un fotógrafo y dos pilotos a bordo, había despegado del aeropuerto Santos Dumont en Rio de Janeiro, con destino al aeropuerto de Guarujá (litoral de Sao Paulo), precisó un portavoz de la Aeronáutica brasileña.

"Cuando se preparaba para aterrizar, el avión cayó debido al mal tiempo. Enseguida, el control de tráfico aéreo perdió contacto con la aeronave", explicó. En el lugar del accidente, en un área residencial de la ciudad portuaria de Santos, el jet yacía destrozado en medio de escombros en llamas, de donde se elevaba una columna de humo, constató un fotógrafo de la AFP. Varias casas estaban en llamas.

Los cuerpos de las víctimas quedaron desintegrados y carbonizados y deberán ser reconocidos a través de su ADN y registros dentales, estimaron funcionarios de los equipos de rescate. El candidato socialdemócrata a la presidencia brasileña Aecio Neves (PSDB, oposición) también canceló su agenda política por tiempo indefinido y divulgó una nota de pesar en la que expresó su "inmensa tristeza" por la pérdida de Campos.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva expresó asimismo su tristeza por la muerte de "un gran amigo y compañero". "El país pierde un hombre público de rara y extraordinaria calidad", dijo en un comunicado sobre su ex ministro de Ciencia y Tecnología.