India ataca frontera con Pakistán

Los ataques se realizaron en Cachemira, territorio que disputan ambas naciones. Según militares de la India, las acciones son parte de un plan para combatir el terrorismo en la zona.
India elevó el tono y la tensión en su relación con Pakistán tras el lanzamiento de varios ataques contra supuestos terroristas en la zona de la Línea de Control.
India elevó el tono y la tensión en su relación con Pakistán tras el lanzamiento de varios ataques contra supuestos terroristas en la zona de la Línea de Control. (EFE)

Nueva Delhi

India elevó el tono y la tensión en su relación con Pakistán tras el lanzamiento de varios ataques contra supuestos terroristas en la zona de la Línea de Control (LoC) que sirve de frontera de facto entre los dos países en la disputada región de Cachemira.

Al menos dos soldados paquistaníes han muerto en las acciones, que fueron realizadas de madrugada en cuatro zonas de la LoC, en la primera respuesta militar de Nueva Delhi al ataque hace once días de un grupo de insurgentes supuestamente paquistaníes a una base india en Cachemira que causó la muerte de 18 soldados indios.

El director general de Operaciones Militares indio, teniente general Ranbir Singh, indicó que se trató de operaciones en las que "se han producido bajas significativas a los terroristas y a aquellos que les apoyan".

Según Singh, los ataques se produjeron con el fin de evitar "la infiltración de terroristas" en la región de Jammu y Cachemira, estado del norte de la India.

"La operación estuvo básicamente enfocada en asegurar que estos terroristas no tenían éxito en su intento de infiltrarse y llevar a cabo destrucción", dijo.

Singh no ofreció más detalles sobre la naturaleza "quirúrgica" de la operación, ni el número de ataques ni la cantidad de muertos que han dejado.

El gobierno de Pakistán rechazó por su parte la agresión "brutal y no provocada" por parte de la India, mientras que el Ejército paquistaní consideraba que la rueda de prensa realizada en la India no era más que un espectáculo publicitario.

La Oficina de Información del Ejército de Pakistán (ISPR) confirmó en un comunicado la muerte de los soldados en el "intercambio de disparos" con las tropas indias, en ataques que comenzaron a las 02:30 hora local y continuaron hasta las 08:00 horas en cuatro sectores de la LoC.

Sin embargo, indicó que los ataques no respondían al concepto de este tipo de ataque, sino que se ha tratado únicamente de un "intercambio de disparos" en la línea, lo que "es un fenómeno existente".

"La noción de ataque vinculado con supuestos terroristas es una ilusión deliberadamente generada por la India para crear falsos efectos" y para "crear publicidad mediática", añadió.

"Pakistán ha dejado claro que si hubiera un ataque quirúrgico en suelo paquistaní, sería respondido de manera contundente", agregó el ISPR.

Los intercambios de disparos a ambos lados de la LoC son habituales entre los dos países desde hace décadas, pero normalmente no son tratados públicamente por sus gobiernos.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, condenó "firmemente la brutal y no provocada agresión de las fuerzas indias".

"Nuestra intención de paz con nuestro vecino no debe confundirse con debilidad, ya que nuestras valientes fuerzas son plenamente capaces de defender la integridad territorial de nuestro país y pueden frustrar cualquier intento malvado de minar la soberanía de Pakistán", agregó el primer ministro en el comunicado.

El ministro de Defensa paquistaní, Khawaja Asif, manifestó por su parte que la India "está haciendo esto solo para complacer a sus medios y públicos".

"Si India trata de hacer esto de nuevo, responderemos contundentemente", advirtió.

Tras el incidente de madrugada no se han producido nuevos combates, pero el ministro del Interior de la India, Rajnath Singh, pidió a las autoridades del Estado de Punjab, fronterizo con Pakistán, que evacúen pueblos de la frontera, de acuerdo con medios locales indios.

La acción llevó al terreno militar la respuesta que la India había mantenido en el ámbito diplomático al ataque a la base de Uri de hace once días.

La India respondió entonces responsabilizando directamente a Pakistán por estos hechos y el ministro del Interior indio acusó incluso a Islamabad por el ataque diciendo que el vecino país era un "estado terrorista".

Nueva Delhi llevó esa consigna al recientemente terminado periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU y hace dos días anunció que no acudiría a la cumbre de la Asociación para la Cooperación Regional del Sur de Asia (SAARC) que tenía previsto celebrarse en noviembre próximo en Islamabad.

Afganistán, Bangladesh, Bután y Nepal decidieron secundar a la India, lo que supuso la automática suspensión de la reunión del mecanismo de integración regional del Sur de Asia.

Desde la traumática partición del subcontinente indio con la retirada del Imperio Británico en 1947, la India y Pakistán han librado dos guerras y numerosos conflictos menores por la región de Cachemira.

AFC