Simpatizantes de Lula ocupan departamento por el que está preso

Militantes de izquierda invadieron la casa que el ex presidente brasileño habría recibido como un soborno en la costa de Sao Paulo y por el que cumple una pena de más de 12 años de cárcel.

Sao Paulo

Unos 50 simpatizantes del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ocuparon temporalmente el apartamento por el que el ex mandatario fue condenado por corrupción, para exigir su liberación nueve días después de su encarcelamiento.

Los militantes del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y de la agrupación izquierdista Pueblo Sin Miedo entraron por la mañana al edificio donde está el lujoso apartamento de tres pisos en Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, según informó a la agencia dpa una fuente cercana a los manifestantes.

TE RECOMENDAMOS: No retiraremos la candidatura de Lula: Dilma Roussef

Los simpatizantes de Lula, preso en la ciudad de Curitiba en el sur de Brasil, colgaron pancartas con consignas como "si es de Lula, es nuestro" en ventanas y balcones del apartamento. Con ello, los manifestantes recogieron las críticas del ex presidente de que fue condenado por una propiedad que no es suya.

"Es una denuncia de la farsa judicial que llevó a Lula a prisión", señaló el coordinador del MTST, Guilherme Boulos, aspirante a la presidencia por el partido de izquierda PSOL.

"Si el tríplex es de él (Lula), entonces el pueblo está autorizado a quedarse ahí. Si no, tienen que explicar por qué está preso", reclamó en Twitter Boulos, que participa desde hace días en protestas y actos a favor de Lula.

Los manifestantes abandonaron el apartamento después de unas cuatro horas tras negociar con la Policía, según el portal "Globo". No hubo incidentes violentos.

Lula ingresó el 7 de abril a prisión en Curitiba para empezar a purgar una condena a 12 años de cárcel por corrupción. El caso generó un terremoto político en Brasil, ya que el ex presidente (2003-2010) sigue siendo el político más popular del país pese a su condena.

El antiguo líder obrero de 72 años es favorito para ganar las elecciones del 7 de octubre y alcanza el 31 por ciento de los apoyos, según las últimas encuestas, difundidas tras su encarcelamiento.

Lula fue condenado en julio de 2017 por cargos de que aceptó la reforma del tríplex de Guarujá por parte de la constructora OAS, a cambio de beneficiar a la empresa en sus negocios con la estatal Petrobras.

El ex mandatario rechaza los cargos diciendo que nunca fue propietario del apartamento. El juez del caso "Lava Jato" Sérgio Moro consideró que había pruebas suficientes de que Lula había pactado los sobornos con OAS y que tenía la intención de adquirir el tríplex.

Un tribunal de apelación confirmó la condena contra Lula en segunda instancia en enero y aumentó la pena de prisión, fijada inicialmente por Moro en nueve años y medio, a 12 años y un mes.

El caso de Lula está enmarcado en los escándalos destapados por la operación "Lava Jato" ("Lavado de autos"), que investiga desde 2014 una enorme red de corrupción en torno a Petrobras y que salpica a gran parte de la clase política brasileña.


jamj