Con un bombardero, busca EU disuadir a Kim Jong-un

Un avión B52 Stratofortress del Pentágono, que puede llevar armas nucleares, sobrevoló ayer la nación.
Kim Jong-un defendió la prueba nuclear como “defensa” ante EU.
Kim Jong-un defendió la prueba nuclear como “defensa” ante EU. (AFP)

Base aérea de Osan

En una acción del ejército estadunidense tras el supuesto ensayo de bomba de hidrógeno reivindicado por Kim Jong-un, un bombardero del Pentágono sobrevoló ayer Corea del Sur. Se trata del avión B52 Stratofortress, que puede llevar armas nucleares.

El aparato sobrevoló brevemente la base aérea militar de Osan, a unos 70 km al sur de la frontera intercoreana antes de regresar a la base Andersen en la isla de Guam, en el Pacífico. Iba acompañado de un aparato surcoreano y otro estadunidense, informó el Pentágono. El objetivo fue "responder a una reciente provocación de Corea del Norte", se indicó.

El anuncio del cuarto ensayo nuclear norcoreano causó una serie de condenas internacionales, si bien la mayoría de expertos dudan de que el arma probada el 6 de enero haya sido una bomba de hidrógeno como pretende el gobierno de Kim Jong-un.

El B52 se utiliza con frecuencia en ejercicios militares anuales conjuntos de EU y Corea del Sur, pero sus vuelos rara vez se dan a conocer. El último caso se remonta a 2013, después del tercer ensayo nuclear norcoreano. El ejército de EU desplegó entonces un B52 y un bombardero furtivo B2.

El régimen norcoreano, al que la ONU tiene prohibido desarrollar cualquier programa nuclear o balístico, publicó el sábado un video sin fecha de un supuesto nuevo ensayo de misil lanzado desde un submarino. Pero analistas afirman que las imágenes eran en realidad un montaje de videos de anteriores lanzamientos de misiles balísticos.

El general Terrence J. O'Shaughnessy, comandante adjunto de las fuerzas estadunidenses en Corea del Sur, recordó el compromiso de su país con Seúl. "Las misiones de B52 refuerzan la voluntad de Estados Unidos de garantizar la seguridad de nuestros aliados y socios", afirmó en un comunicado.

Técnicamente, las dos Coreas están en conflicto debido a que la guerra de Corea (1950-1953) no acabó con un tratado de paz, sino con un alto el fuego.

Mientras, el líder norcoreano justificó ayer el supuesto primer ensayo de bomba H por la necesidad de evitar una guerra nuclear con EU.

El ensayo fue "una medida de autodefensa para defender la paz de manera eficaz en la península coreana y la seguridad regional frente a los riesgos de guerra nuclear provocados por los imperialistas conducidos por Estados Unidos", dijo Kim, citado por la agencia oficial KCNA.

EU mantiene 28 mil soldados en Corea del Sur.

"Se trata del derecho legítimo de un Estado soberano, de una acción justa que nadie puede criticar", añadió Kim, aunque KCNA no precisó cuándo y dónde dijo esas palabras.

China, el aliado más importante de Corea del Norte, también mostró su disgusto con la prueba nuclear.

Estas declaraciones siguen a un comentario oficial publicado el viernes por KCNA, que explicaba que el destino de Sadam Husein en Irak y Muamar Gadafi en Libia mostraba lo que sucede cuando un país renuncia a sus ambiciones nucleares.

Pero la mayoría de especialistas consideran demasiado débil para una bomba H la energía generada por la explosión, estimada inicialmente entre 6 y 9 kilotones.

A su vez, el gobierno de Corea del Sur decidió reanudar desde el viernes la difusión de mensajes propagandísticos en la frontera con el Norte, cuyo gobierno replicó afirmando que la península está "al borde de la guerra".