• Regístrate
Estás leyendo: Bélgica, Francia y Holanda investigan sobre redes yihadistas
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 09:34 Hoy

Bélgica, Francia y Holanda investigan sobre redes yihadistas

Tras los atentados en Bruselas y un ataque desmantelado en París, los tres países europeos investigan las ramificaciones terroristas, centrándose en el principal sospechoso en fuga, el "hombre del sombrero".

Publicidad
Publicidad

Bélgica, Francia y Holanda seguían investigando hoy las ramificaciones de las redes yihadistas en Europa tras los atentados en Bruselas y un ataque frustrado en París. En la capital belga, sede de las instituciones europeas, el aeropuerto internacional, cuyo hall de salidas fue devastado por un doble ataque suicida, permanecerá cerrado "al menos" hasta el jueves, según indicó su operador, Brussels Airport.

El regreso a la normalidad sigue siendo difícil en la capital belga, como lo ilustra el servicio de metro, también alcanzado por una bomba, cuya circulación siguió hoy limitada. El consejo nacional de seguridad estimó prematuro un cambio en el servicio.

Los atentados más mortíferos en Bélgica en décadas dejaron 32 muertos y 340 heridos, de los cuales 94 continúan hospitalizados. El martes por la noche 49 personas continuaban en cuidados intensivos. Todas las personas fallecidas fueron identificadas. Entre ellas hay 17 belgas y personas de 13 nacionalidades.

La investigación sobre los atentados en Bruselas, reivindicados por el grupo Estado Islámico -que también se atribuyó los atentados de París del 13 de noviembre en los que murieron 130 personas- se centra en el principal sospechoso en fuga.

La policía busca al "hombre del sombrero", que aparece grabado por las cámaras de seguridad junto a dos kamikazes del aeropuerto de Bruselas y que dejó una bolsa con una carga explosiva antes de desaparecer.

Los investigadores tienen ahora un falso nombre, ya que hallaron las huellas digitales de un Naim Al Hamed en una vivienda de Bruselas desde donde salieron los tres atacantes del aeropuerto y donde se hallaron explosivos. La policía se pregunta si este misterioso sospechoso es el tercer atacante del aeropuerto u otro que está en fuga.

Nueva operación policial en Holanda

Naim Al Hamed estaba en contacto con Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados en París detenido en la capital belga el 18 de marzo luego de cuatro meses en fuga.

El jueves la justicia belga tendrá una audiencia en la que tratará la orden de arresto europea de Abdeslam emitida por Francia, que pide su extradición. El procedimiento podría ser rápido. El que se cree que es el único sobreviviente de los comandos del 13 de noviembre estaría de acuerdo para ser extraditado.

Por su parte el presidente francés, François Hollande anunció hoy que renuncia a la reforma constitucional que propuso tras los atentados del 13-N y que incluía la posibilidad de retirar la nacionalidad a los autores de atentados.

En paralelo a esta investigación franco-belga, otro caso pone en evidencia las ramificaciones europeas de las redes yihadistas. Se trata del proyecto de atentado "en estado avanzado" que París dijo haber frustrado la semana pasada en Francia.

Según declaró hoy el fiscal a cargo de la investigación, François Molins, el arsenal encontrado pone en evidencia "los preparativos de una acción terrorista inminente" aunque "ningún objetivo preciso pudo ser identificado".

La detención, el jueves pasado en las afueras de París, del principal sospechoso, el francés Reda Kriket, derivó hoy con su inculpación por asociación para delinquir en relación con una empresa terrorista criminal, anunció el fiscal de París, Francois Molins.

En Holanda, la justicia, que detuvo a un presunto cómplice de Kriket, el francés Anis B, cuya extradición reclama Francia, debe pronunciarse sobre una eventual inculpación de tres hombres detenidos el domingo en Roterdam.

El martes por la noche la policía holandesa llevó a cabo otra operación policial en esta ciudad portuaria del oeste del país, pero terminó sin arrestos, anunció la fiscalía holandesa.

En Bruselas, la justicia debía decidir si mantiene en detención a otros dos hombres inculpados, dos argelinos vinculados a Kriket, Abderrahmane Ameroud y Rabah M., de 38 y 34 años respectivamente, pero la audiencia fue pospuesta al 7 de abril, anunció la fiscalía federal.

Kriket, de 32 años, ha pasado seis días en los calabozos antes de ser presentado ante un juez, una duración excepcionalmente larga que la ley solo justifica por la preparación de un atentado inminente o por necesidades de cooperación internacional, agregó Molins en una declaración ante la prensa. Al término de ese periodo, ha sido imputado por asociación de malhechores con fines terroristas y por tenencia de armas y explosivos, entre otros cargos.

"Arsenal de amplitud inédita"

Aunque el sospechoso se ha negado a declarar y se ha limitado a negar que sea un terrorista, el fiscal confirmó que "todo apunta" a que la detención de Kriket el pasado jueves evitó la inminente comisión de un atentado "de extrema violencia", tal y como se revela del "arsenal de amplitud inédita", con numerosas armas, explosivos y detonadores, "algunos listos para ser utilizados".

Molins indicó que en el apartamento alquilado por Kriket en Argenteuil, a las afueras de París, bajo una falsa identidad, se encontró una gran cantidad de material para fabricar bombas, además de cinco fusiles de asalto kalashnikov, una metralleta, siete pistolas y numerosa munición.

También hallaron siete teléfonos nuevos, que Molins dijo que podrían haber servido para coordinar el atentado, y pasaportes robados, para moverse con identidades falsas. Sin embargo, Molins indicó que no se ha podido determinar cual era el objetivo del atentado.

Los investigadores han podido determinar los lazos entre Kriket y Anis Barhi, arrestado el pasado domingo en Rotterdam a petición de las autoridades francesas. Ambos pasaron juntos la frontera entre Francia y Bélgica once días antes de los atentados del pasado día 22 en Bruselas.

En el domicilio de este presunto yihadista, que deberá ser entregado a la justicia francesa antes de tres meses, la policía holandesa encontró también armamento. Molins indicó que Kriket y Barri viajaron juntos a Siria entre finales de 2014 e inicios de 2015 y que juntos hicieron varios viajes entre Francia, Bélgica y Holanda.

Ambos están condenados por delitos menores pero también con acciones terroristas. En el caso de Kriket, fue condenado en Bélgica en rebeldía en julio de 2015 por el reclutamiento de yihadistas en el seno de un grupo en el que también estaba Abdelhamid Abaaoud, considerado el cerebro de los atentados de París del 13 de noviembre pasado.

La investigación de posibles cómplices de la célula desarticulada con la detención de Kriket ha llevado también a la detención el pasado día 25 en Bélgica de dos sospechosos: Abderrahmane A. y Rabah N.

El primero de ellos fue condenado en Francia en 2005 por haber prestado apoyo logístico a los autores del atentado contra el comandante afgano Massoud el 9 de septiembre de 2001. Asesinado dos días antes de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York, Massoud combatía a los talibanes en Afganistán.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.