Continúa huelga de trabajadores de limpieza en Madrid

Después de una semana de paro de labores, no se ve la más mínima posibilidad de que el conflicto se resuelva.
Algunos barrenderos, evitan que la gente limpie las calles; si alguien lo hace, los trabajadores vacían los botes de basura en las aceras.
Algunos barrenderos, evitan que la gente limpie las calles; si alguno lo hace, los trabajadores vacían los botes de basura en las aceras. (José Antonio López)

Madrid, España

La huelga de trabajadores de limpieza en Madrid cumple una semana y no hay la mínima posibilidad para que el conflicto se resuelva. La capital de España está tapizada de basura, además, los jóvenes que salen tradicionalmente a beber a las calles los fines de semana provocaron que se multiplicaran los residuos.

La suciedad en las calles se puede apreciar mucho más en el centro de la ciudad, donde los turistas quedan boquiabiertos con las impresionantes imágenes. Esta huelga se produce, además, cuando el gobierno madrileño ponía en marcha una campaña para catapultar precisamente el turismo en la ciudad.

Los 5 mil trabajadores protestan por la reducción del 35 por ciento de la plantilla, anunciada por las empresas concesionarias. Mientras que el Ayuntamiento insiste en que su única función en esta huelga es garantizar los servicios mínimos.

Se han quemado casi 300 contenedores y los incendios han afectado a 40 vehículos particulares, además, se tienen identificados a más de 100 personas que habrían participado en actos vandálicos, según las autoridades.

Por ahora, el Ayuntamiento asegura que no hay peligro sanitario por tanta basura tirada en las calles, y argumenta que gracias al frío que se empieza a sentir en Madrid se ha evitado la descomposición de algunos residuos.

Las reacciones desde los distintos puntos de la sociedad se han mostrado tanto favorables como contrarias a los paros de los servicios de limpieza, y el descontento generalizado por el aspecto que presenta Madrid también se ha visto reflejado en las redes sociales, donde los usuarios cuelgan fotos de montañas de basura acumuladas en las calles.

Lo que tiene enfadado a muchos madrileños es la actitud de algunos barrenderos, que evitan que la gente limpie las calles y si alguno lo hace y es sorprendido por los trabajadores vacían los botes de basura en las aceras.

Una huelga similar se produjo en 1993, que duró un mes y que provocó que la mala imagen de la capital española fuera mostrada en todo el mundo.