Tres barrios de Kobane, en manos de los yihadistas

Cientos de civiles han huído de la ciudad kurdosiria hacia Turquía por miedo a las atrocidades que pueda cometer el Estado Islámico, al que los bombardeos de la coalición internacional no han ...
Un kurdo usa sus binoculares para observar los combates en la ciudad sirio kurda de Kobane, desde la villa turca de Mursitpinar
Un kurdo usa sus binoculares para observar los combates en la ciudad sirio kurda de Kobane, desde la villa turca de Mursitpinar (AFP)

Suruc, Washington

Los yihadistas tomaron esta noche, en pocas horas, tres barrios de la ciudad kurdosiria de Kobane, de donde huyeron cientos de civiles rumbo a Turquía por miedo a las atrocidades del grupo Estado Islámico (EI).

Los kurdos intentaron repeler a primeras horas de hoy el asalto de los yihadistas, pero finalmente estos lograron penetrar en los primeros barrios de Kobane. Durante la madrugada, los combatientes kurdos lograron tender una emboscada a los yihadistas y matar a 20 de ellos.

Rápidamente, el EI "tomó la ciudad industrial, Maqtala al Jadida y Kani Araban, en el este de Kobane tras violentos enfrentamientos" contra los combatientes kurdos de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), declaró a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, quien evocó escenas de "guerrilla urbana".

Ante el temor de la caída de la ciudad en manos de los yihadistas, cientos "de civiles residentes en los barrios huyeron a la vecina Turquía", precisó Rahman. "Dos mil civiles abandonaron Kobane esta noche", confirmó a la AFP Mustafa Bali, portavoz de las milicias kurdas.

En la red social Twitter, los mensajes con la palabra clave #SOSKOBANE se multiplicaban. Algunos informaban de la llegada de kurdos de Turquía a la frontera siria para ayudar a la tercera ciudad kurda de Siria.

Mustafa Ebdi, combatiente kurdo originario de Kobane, precisó que el EI "lanzó el asalto gracias a kamikazes que se inmolaron". Algunas horas antes, los yihadistas del EI habían izado las banderas negras de esta organización extremista a un centenar de metros al este y al sureste de Kobane, conocido también con el nombre de Ain al Arab, en árabe.

El EI intenta desde hace tres semanas conquistar esta ciudad para así garantizarse el control de una franja continua de territorio en la frontera con Turquía. Para impedirlo, los kurdos movilizaron a los combatientes de las YPG para defender esta estratégica ciudad, pero son menos numerosos y están menos armados que los yihadistas, equipados de tanques.

El domingo, una combatiente kurda llevó a cabo un atentado suicida contra una posición del grupo EI, al este de la ciudad, donde mató a "decenas" de yihadistas, según fuentes kurdas.

Desde el 16 de septiembre, la ofensiva de los yihadistas en esta región ha causado centenares de muertos en ambos bandos y 300 mil desplazados, de los cuales 180 mil encontraron refugio en Turquía, según el OSDH.

Aunque los bombardeos de la coalición de Estados Unidos y varios países árabes contribuyó un poco a frenar el avance de los yihadistas, estos "no bastan para derrotar a los terroristas en tierra", lamentó un responsable kurdo, Idris Nahsen, quien reclamó "armas y municiones".

Ante la caída de obuses en territorio turco, Ankara se ha conformado hasta el momento con reforzar su frontera, una pasividad denunciada por la población kurda del país (de entre 15 y 20 millones).

En este contexto, la prensa británica informó de que el EI liberó a 46 rehenes turcos a finales de septiembre posiblemente a cambio de 180 yihadistas, varios de ellos procedentes de países europeos.

30 muertos en un doble atentado

En Siria, al menos 30 combatientes y policías kurdos perdieron también la vida en un doble atentado perpetrado por kamikazes del EI a la entrada de Hasaka, ciudad bajo control en parte de las fuerzas kurdas y de las del régimen sirio de Bashar al Asad, según el OSDH.

Asimismo, en la región de la capital siria, el ejército retomó hoy una localidad a las puertas de Damasco, anunció la televisión del Estado. "Los rebeldes se retiraron de Dujaniyé", confirmó el OSDH.

En la provincia de Derá, en el sur del país, al menos veintidós personas murieron hoy, entre ellas seis civiles miembros de una misma familia, en choques y bombardeos, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los seis civiles fallecidos, entre ellos un menor y dos mujeres, perdieron la vida durante un ataque de helicópteros del régimen que lanzaron barriles de explosivos contra el pueblo de Namer.

El resto de los muertos son combatientes islamistas, uno de ellos un cabecilla insurgente, que perecieron en ataques y bombardeos de las fuerzas gubernamentales en la localidad de Zarmin.

Ayer, los rebeldes se hicieron con el control de la región de Al Hara, en Derá, 70 kilómetros al sur de Damasco, tras dos días de enfrentamientos con los efectivos del régimen. En Al Hara se encuentra una colina estratégica, la más alta de la zona rural de Derá, desde donde se domina un área de 40 kilómetros a la redonda.

La cifra de muertos documentados y verificados en el conflicto armado en Siria desde marzo de 2011 hasta abril de este año es de 191.369, casi 9.000 de ellos menores de edad, según la ONU.

En Irak, al menos 25 yihadistas murieron en bombardeos aéreos en la región de Mosul, en el norte de Irak, indicaron fuentes médicas y testigos. La coalición internacional encabezada por Estados Unidos en este país contó en las últimas horas con las primeras misiones aéreas de Australia, Bélgica y Holanda, que se unen a las ya realizadas por la aviación francesa y británica.

El ex jefe del Pentágono, Leon Panetta, advirtió de que la lucha contra el EI "podría durar 30 años" y podría representar una amenaza para Libia, Nigeria, Somalia y Yemen. 

"Yo pienso que nosotros hablamos de una clase de guerra que podría durar 30 años" y podría plantear amenazas a Libia, Nigeria, Somalia y Yemen, dijo el ex secretario de Defensa (2011-2013) en una entrevista con USA Today. El también ex jefe de la CIA, quien ejerció durante el gobierno de Obama, criticó las decisiones tomadas por el presidente en los últimos tres años.

Entre ellas, Panetta menciona que Obama fracasó al no presionar lo suficiente al gobierno iraquí para que autorizara la permanencia de un contingente de soldados estadunidenses en el país después de la retirada de las tropas en 2011, estimando que eso creó un "vacío" en la seguridad.

Asimismo, el ex jefe del Pentágono fustigó la negativa en 2012 de Obama a seguir sus consejos y de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, para comenzar a armar a los rebeldes sirios contra el presidente Bashar al Asad.

"Realmente creo que estaríamos mejor posicionados para saber si existen o no elementos moderados en las fuerzas rebeldes que luchan contra Asad", afirmó Panetta en USA Today.

Según el ex jefe de inteligencia, cuyo libro Worthy Fights ya ha causado la ira de la Casa Blanca y del departamento de Estado, Obama tiene ahora la posibilidad de "reparar el daño" demostrando un liderazgo de cara a los yihadistas del EI en Irak y Siria.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, señaló más tarde que Obama había mostrado su liderazgo en las últimas semanas con la crisis de la organización Estado Islámico (EI) y la epidemia de ébola. "El liderazgo que el presidente mostró en las últimas semanas es enteramente consistente con el liderazgo que el presidente mostró en los últimos seis años", dijo Earnest.

Además, criticó que diese detalles de su relación con el presidente mientras se encontraba en el cargo,y apuntó: "Cualquiera en cualquier administración que haya servido en posiciones importantes como esta tiene que tomar una decisión sobre cómo, cuándo y si hablar sobre su experiencia sirviendo al presidente de Estados Unidos".