Sigue la huelga de guardias en el aeropuerto de Barcelona

El personal de seguridad del aeropuerto El Prat anunció que seguirán los paros parciales que amenazan con seguir generando caos y retrasos en plena temporada vacacional en España.
El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, valoró la huelga de vigilantes en el aeropuierto.
El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, valoró la huelga de vigilantes en el aeropuierto. (EFE)

Madrid

El personal de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat (noreste de España) anunció que mantendrá la huelga de la última semana, misma que provocó largas esperas en los controles de las terminales de este frecuentado destino turístico.

"No hay acuerdo y se mantendrá la protesta", dijo el asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, después de que los trabajadores declinaran la última oferta presentada por los mediadores. Quisieran un aumento salarial de 3 mil 750 euros anuales en vez de los 2 mil 400 propuestos.

El grupo Eulen reclamó a sus empleados "una reconsideración urgente" tras esta decisión. La propuesta rechazada también contemplaba un refuerzo del personal.

La protesta se reanudará el viernes y el domingo con cuatro paros de una hora cada día, que la semana anterior ya generaron largas colas en la terminal.

A partir del lunes, la huelga pasará a ser indefinida y durante las 24 horas del día.

Los huelguistas denuncian la falta de efectivos y la sobrecarga de trabajo de los aproximadamente 360 agentes contratados por Eulen, un grupo que emplea 86 mil0 personas en 14 países.

Giménez explicó a la AFP que desde 2009, cuando se inauguró una nueva terminal en el aeropuerto de Barcelona, la plantilla pasó de 500 a unas 360 personas, mientras que el tráfico aéreo aumentó en más de un 60 por ciento por la fuerte implantación de aerolíneas de bajo coste.

Según él, esto obliga a los empleados a hacer turnos de hasta 16 horas y a veces sin ningún relevo.

En este tiempo, los trabajadores perdieron un complemento salarial de 350 euros, quedándoles salarios de entre 900 y mil 100 euros mensuales, con lo que "es imposible llevar adelante una familia en Barcelona", denunció este asesor.

En mayo, ya hubo problemas en este aeropuerto por la falta de policías para efectuar controles sistemáticos de pasaporte a los pasajeros.

A los empleados de Barcelona se les podrían añadir en las próximas semanas el personal de seguridad de los aeropuertos de A Coruña y Santiago de Compostela, en Galicia, noroeste del país.


jamj