Club de barbudos suecos es confundido con militantes del EI

Andreas Fransson se encontraba junto a sus camaradas frente a las ruinas del castillo de Brahehus cuando llegaron dos policías al lugar para interrogarlos.
Pertenecemos a un club que emana de una asociación creada en Estados Unidos, denominada Bearded Villains.
Pertenecemos a un club que emana de una asociación creada en Estados Unidos, denominada Bearded Villains.

Estocolmo

Un club de barbudos que posaba para la foto en la campaña sueca con una bandera con dos sables blancos cruzados sobre fondo negro fue inadvertidamente tomado como un grupo de militantes del grupo yihadista Estado Islámico (EI), contó un integrante de la cofradía.

Andreas Fransson, un treintañero que trabaja en publicidad, se encontraba el sábado junto a sus camaradas frente a las ruinas del castillo de Brahehus, en el sur del país, cuando llegaron dos policías al lugar.

"Nos dijeron que un automovilista creyó ver una reunión de 'terroristas' del EI", explica.

Constatado el error, los dos policías uniformados "se rieron a placer" y, manteniendo la sonrisa volvieron a su vehículo, según Fransson que reconoce que el estandarte de su organización, que cuenta con unos 60 miembros en Suecia, puede ser confundido con el de los combatientes yihadistas.

"Pertenecemos a un club que emana de una asociación creada en Estados Unidos, denominada Bearded Villains (villanos barbudos) y que milita contra las injusticias, la homofobia, el racismo y la opresión. La bandera de los Bearded Villains ha pasado de club a club en todo el mundo y nos tomamos fotos con ésta para testimoniar nuestra fraternidad", subraya.

En Suecia, los Bearded Villains participan sobre todo en campañas de sensibilización sobre la prevención del cáncer.

"Fue un incidente gracioso, pero es una pena haber sido asociados al EI cuando nuestras actividades son caritativas", se lamenta Fransson.