Obama pone a veteranos como "ejemplo" para recobrar la unidad

El presidente estadunidense dijo que los militares "son un inspiración" ya que conforman "un equipo unido que se cuidan unos a otros, y se cubren las espaldas".
Estados Unidos celebra el Día de los Veteranos con varias ceremonias.
Estados Unidos celebra el Día de los Veteranos con varias ceremonias. (AFP)

Washington

El presidente estadunidense, Barack Obama, honró en el Día de los Veteranos a los excombatientes de Estados Unidos, y les puso como "ejemplo" para recobrar la unidad en el país tras las divisiones expuestas durante la agria campaña electoral.

"Cuando las elecciones han terminado, y buscamos maneras de unirnos, de volver a conectarnos, con los principios que son más duraderos que la política transitoria, algunos de nuestros mejores ejemplos están en los hombres y mujeres que honramos en el Día de los Veteranos", dijo Obama en el cementerio militar de Arlington

En su intervención, la última para conmemorar esta fecha festiva en Estados Unidos antes de dejar la Casa Blanca a comienzos del próximo año, el mandatario afirmó que los militares "son un inspiración" ya que conforman "un equipo unido que se cuidan unos a otros, y se cubren las espaldas".

Para Obama, el "instinto" de Estados Unidos, que representan los veteranos de guerra, "es encontrar fortaleza en nuestro credo común" y "forjar unidad desde nuestra gran diversidad, para sostener esa fortaleza y unidad incluso cuando es difícil".

La sorprendente victoria electoral del republicano Donald Trump sobre la demócrata Hillary Clinton en los comicios del pasado martes puso final a una de las campañas electorales más agresiva y polarizadora de la historia reciente del país.

De acuerdo con la última encuesta de la Oficina del Censo, llevada a cabo entre 2009 y 2013, en Estados Unidos hay 21.5 millones de veteranos, entre ellos 1.2 millones de hispanos.

En Estados Unidos, el Día de los Veteranos se originó en 1919 como el "Día de Armisticio" para marcar el primer aniversario del fin de la Primera Guerra Mundial. Pero en 1954, el presidente Dwight D. Eisenhower cambió el nombre al festivo por el que ahora se le conoce para honrar a los soldados estadounidenses caídos en todas las guerras.