Obama viaja a Alemania para reunirse con Merkel

Después de visitar Grecia y en una de las escalas de su última gira, el presidente de Estados Unidos llegó a Berlín para hablar con la canciller alemana, Angela Merkel.
El presidente Barack Obama a su llegada a Berlín, Alemania.
El presidente Barack Obama a su llegada a Berlín, Alemania. (EFE)

Berlín, Alemania

El presidente estadunidense, Barack Obama, aterrizó en Berlín para visitar por última vez como inquilino de la Casa Blanca a la canciller alemana, Angela Merkel, su estrecha aliada por encima de diferencias en las relaciones bilaterales.

Procedente de Atenas, el Air Force One llegó a las 16:50 horas locales en el aeropuerto Tegel de la capital alemana, blindada con un dispositivo policial de más de cinco mil agentes.

Está previsto un encuentro informal de Obama y Merkel en el hotel Adlon, situado junto a la emblemática puerta de Brandeburgo y donde se alojará el presidente estadunidense, y mañana por la tarde, comenzará la agenda oficial con una reunión en la Cancillería y una cena posterior.

TE RECOMENDAMOS: En su última gira presidencial, Obama visita la Acrópolis

El viernes llegarán el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, los primeros ministros de Italia, Matteo Renzi, y Reino Unido, Theresa May, y el presidente francés, François Hollande.

Se trata de la séptima visita de Obama a Alemania, país al que viajó como candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos en julio de 2008 y al que volvió cinco veces más como presidente.

En aquella primera visita, Merkel se resistió a que pronunciara un discurso electoral ante la emblemática Puerta de Brandeburgo y Obama tomó finalmente la palabra ante unas 200 mil personas frente a la Columna de la Victoria, en el céntrico parque berlinés de Tiergarten.

Una vez en la Casa Blanca, volvió al país para distintas cumbres o visitas oficiales, pero no regresó a Berlín hasta después de su reelección, en 2013.

La Puerta de Brandeburgo sí se engalanó para él en esa nueva visita, aunque la ocasión no estaba exenta de tensiones, meses después de que quedaran al descubierto los programas de espionaje masivo de Estados Unidos, que llegó a investigar el celular de la canciller.

A pesar de esas sombras, la relación entre ambos mandatarios nunca llegó a quebrarse.

"Es la relación más importante, la amistad más importante que tuve durante mi presidencia", aseguró Obama el pasado abril, cuando viajó a Hannover para inaugurar la principal feria industrial del mundo, que tenía a Estados Unidos como invitado.

Merkel organizó también en esa ocasión una cumbre con los líderes de Francia, Italia y el Reino Unido, grupo al que se unirá España.

Tras la victoria de Donald Trump en las recientes elecciones estadunidenses, el demócrata Obama avanzó que su intención en este viaje era trasladar a sus "más estrechos aliados europeos" el compromiso del republicano con sus socios estratégicos y con la OTAN.

Merkel ya felicitó al presidente electo estadunidense, al que ofreció una "estrecha colaboración" sobre la base de los valores compartidos: "la democracia, la libertad y el respeto al derecho y la dignidad de las personas independientemente de su origen, color de piel, religión, sexo, orientación sexual o posiciones políticas".

AFC