• Regístrate
Estás leyendo: Barack Obama hablará ante un Congreso adverso
Comparte esta noticia
Jueves , 24.05.2018 / 03:08 Hoy

Barack Obama hablará ante un Congreso adverso

En su editorial, el diario londinense 'The Guardian' respalda al mandatario en el uso oficial de la acción ejecutiva.

Publicidad
Publicidad

The Guardian

Tradicionalmente, un presidente estadunidense no tiene plataforma más grande que el discurso anual sobre el Estado de la Unión, mismo que pronunciará Obama esta noche en Washington.

Sin embargo, el momento decisivo se vivió en los comicios intermedios, en noviembre pasado. Ahora Obama parece no contar con que su discurso mejore su posición, sino tener la vista puesta en las elecciones de 2016 y en la batalla política post-Obama. Si este es su enfoque, es tan realista como correcto.

En 2008, Obama tomaba muy en serio las relaciones con el Congreso. Intentó un consenso con los republicanos, en especial en la asistencia médica, pero fue rechazado repetidamente. En noviembre de 2014, por primera vez durante su presidencia, los estadunidenses votaron por un Congreso totalmente republicano; ahora que le esperan dos años de bloqueo, tiene pocas esperanzas de lograr los grandes acuerdos legislativos que lo eludieron en tiempos más favorables.

Por lo anterior, en las últimas semanas la administración ha adoptado una forma diferente de hacer política. El presidente recurrió a la acción ejecutiva en asuntos como las relaciones con Cuba, el cambio en las prácticas de inmigración y deportación de EU y un trato con China sobre cambio climático. La semana pasada, la Casa Blanca hizo públicas varias de las ideas económicas principales incluidas en el discurso de hoy. Sabemos que Obama urgirá al Congreso a poner la desigualdad en el centro de la escena, a aumentarles los impuestos a los más ricos para financiar recortes impositivos a los estadunidenses con ingresos medios cuyos salarios se estancaron desde la crisis financiera de 2008.

Ciertamente, sus posibilidades de lograr una legislación significativa a través del Congreso en los próximos dos años son casi nulas. Así, si quiere evitar un estado prematuro de nulidad total, debe utilizar los poderes que posee un presidente, incluyendo la acción ejecutiva y el poder para persuadir. Es inconcebible que en el clima actual el Congreso acepte sus propuestas de impuestos, pero su discurso de hoy al menos le ofrece la plataforma para aventajar a muchos republicanos que han comenzado a hablar, aunque de modo vago, sobre el estancamiento de los salarios y destacará uno de los asuntos más importantes en la contienda presidencial de 2016.

No sería correcto, ni moral ni políticamente, pensar que este discurso sobre el Estado de la Unión carece de importancia. Estados Unidos necesita escuchar hablar a su presidente sobre temas tales como la inmigración, la raza y el cambio climático, aun cuando el Congreso no tenga intenciones de apoyarlo en ninguno de ellos. Sin embargo, el gran debate en EU en 2016 será sobre las medidas firmes que se deben adoptar para revertir los ascendentes niveles de desigualdad. Dentro de un año, el poder político de Obama estará descendiendo rápidamente de una manera muy similar a la de las presidencias de dos periodos; por lo tanto, esta noche es su última gran oportunidad de usar un discurso importante para darle forma a la nueva conversación política estadunidense.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.