Mueren 28 personas en atques con coches bomba en Bagdad

Los ataques se produjeron mientras los chiíes iraquíes celebraban el cumpleaños del Imam Alí, el primo y yerno del profeta Mahoma

Bagdad

Una ola de atentados con coches bomba en zonas principalmente chiíes de Bagdad mató a 28 personas, dijeron las autoridades, el brote más reciente de una oleada de violencia que ha sido el desafío más grande a los esfuerzos del gobierno para lograr la estabilidad en Irak.

Los ataques se produjeron mientras los chiíes iraquíes celebraban el cumpleaños del Imam Alí, el primo y yerno del profeta Mahoma y el mártir más sagrado del islam chií.

En el barrio bagdadí de Ciudad Sadr, un coche bomba estalló por la mañana, matando a cuatro personas e hiriendo a seis, dijeron funcionarios policiales. Otro coche bomba en otro lugar de Ciudad Sadr explotó cerca de un grupo de casas, matando a dos personas e hiriendo a siete.

Imágenes de The Associated Press de uno de los ataques en Ciudad Sadr mostró una espesa nube de humo que se elevaba desde el área de la explosión, donde varios automóviles estaban en llamas.

Poco después, otro coche bomba estalló en una calle comercial del distrito Jamila de Bagdad, matando a tres personas e hiriendo a 10. La policía dijo que un cuarto coche bomba fue detonado cerca de una oficina de la policía de tránsito en el este de Bagdad, matando a cuatro personas, entre ellas un agente de tránsito. Siete personas resultaron heridas en ese ataque.

Haithem Kadhum, propietario de una tienda de jugos en Jamila y quien resultó herido en el ataque allí, dijo que estaba en su negocio cuando escuchó una explosión fuerte.

Alguien le dijo que la explosión ocurrió en su barrio natal de Ciudad Sadr, de modo que tomó apresuradamente su auto para verificar el estado de su familia, pero cuando cruzaba el barrio de Jamila ocurrió otra explosión, cerca de él. La metralla le hirió en un hombro.

"Fui herido en el hombro derecho. Salí del coche y vi a varios muertos y heridos en el suelo. Todo el mundo estaba en pánico", dijo Kadhum, después de recibir atención en un hospital cercano.